‘Caveat emptor’

José Báez Guerrero

Creer cuanto dice cierta prensa es riesgoso. Veo encuestas ninguneando a Gonzalo Castillo y recuerdo cómo el “Listín” reportó gozosamente, días antes de las primarias, que Leonel ganaría con 69.5% mientras Gonzalo apenas lograría un 13% del voto peledeista.

Quizás al publicar semejante desfachatada propaganda, cada diario debería tener la cortesía con sus lectores de contextualizar, por ejemplo, diciendo cuán certera ha sido anteriormente la encuestadora o si su propietario resulta ser también jefe de estrategia de algún candidato.

Desde antes de Cristo, en Roma se empleaba la fórmula “caveat emptor”, que en latín advierte “comprador ten cuidado”. Pero ese consejo antiguo o respeto por los lectores está olvidado.

También frecuentemente veo directores que sin reparo dan cancha al nietísimo Trujillo –impedido legalmente de candidatearse, pero quien recauda muchísimos pesos y dólares apoyado mediáticamente— para opinar, de todas las cosas, sobre libertades públicas o ¡qué hacer con los haitianos! Hemos olvidado que la prensa es para informar, orientar y servir a los lectores, no para logreros enriquecerse con malas artes tenebrosas.

-- publicidad --