Taiwán busca su lugar en el nuevo orden internacional

La presidenta Tsai Ing-wen destaca disposición de aumentar su cooperación

Los actos conmemorativos del Día Nacional de Taiwán, también conocido como el Doble Diez, iniciaron pasadas las 10:00 de la mañana en la explanada frontal del palacio de Gobierno.
Los actos conmemorativos del Día Nacional de Taiwán, también conocido como el Doble Diez, iniciaron pasadas las 10:00 de la mañana en la explanada frontal del palacio de Gobierno.


Taipei, Taiwán.-La República de China (Taiwán) celebró ayer el 106 aniversario de su fundación con un colorido desfile representativo de la cultura y las actividades productivas de esa nación asiática.

Los actos conmemorativos del Día Nacional de Taiwán, también conocido como el Doble Diez, iniciaron pasadas las 10:00 de la mañana en la explanada frontal del palacio de Gobierno, con la presentación de diversos grupos de baile y comparsas de escuelas, universidades e instituciones taiwanesas.

Estos fueron precedidos por la caminata oficial de la Guardia Nacional de Honor del Ministerio de Defensa, cuya entrada dio lugar al inicio del discurso de la presidenta de la República de China, Tsai Ing-Wen.

Un mejor Taiwán

“El tema de la celebración del Día Nacional de este año es un mejor Taiwán”, señaló la Jefa de Estado, tras destacar la determinación de encontrar “un lugar” en el nuevo orden internacional para su país.

Afirmó que los taiwaneses son un pueblo amante de la paz y tienen la voluntad y la habilidad de hacer más contribuciones a la comunidad internacional, “a la cual está ligada por medio a una gran cantidad de amigos de todas partes del mundo”.

Acción internacional

Durante la celebración, las calles se vistieron de color al ritmo de    diversos grupos de baile.

Durante la celebración, las calles se vistieron de color al ritmo de diversos grupos de baile.

Bajo esa estrategia, “Formosa” se propone impulsar una estrecha cooperación con los países similares de la región. En ese sentido, promueve la “Nueva Política hacia el Sur (de Asia)”, zona a la que ha logrado incrementar su comercio en un 20 % desde el año pasado.

Acorde a esa estrategia, el país de 23.5 millones de habitantes está empujando el intercambio de talentos, los créditos para pequeños y medianos empresarios de la zona y el establecimiento de ventanas de inversión en naciones como Vietnam, Filipinas, Indonesia, Mayanmar, Tailandia e India, para beneficio mutuo.

Política local

El gobierno de Taiwán está enfocado en mejorar la vida de sus ciudadanos, salvaguardar la libertad y la democracia y promover una reforma industrial, a través del crecimiento de la cantidad e inversiones de firmas locales y extranjeras.

Igualmente, planea construir 30,000 casas sociales e incrementar el número de centros de asistencia publica social en los próximos tres años, que actualmente es de 720, según indicó la primera mujer presidenta de Taiwán.

Su plan para mejorar el Servicio de Educación y Cuidado de la Primera Infancia tiene proyectado establecer 1,000 clases públicas de preescolar, lo que significaría aumentar en un 10 % el porcentaje de escuelas preescolares.

Con un Producto Interno Bruto de US$510,800 millones, la República de China se ubicó en 2016 como el décimo octavo mayor exportador e importador del mundo, según la Organización Mundial del Comercio.

Sus exportaciones totalizaron US$280,300 millones y las importaciones US$230,500 millones, acumulando un superavit de US$49,800 millones y remesas de divisas extranjeras por US$437,500 millones.

Posicionamiento

La isla de apenas 36,197 kilómetros cuadrados (12,242 menos que el territorio nacional) cuenta con un Producto Interno Bruto (PIB) nominal de US$529,000 millones (6.9 veces más grandes que el de República Domincana).Día Nacional (Doble Diez)

La República de China (Taiwán) fue creada en 1911, luego de que un grupo de revolucionarios chinos derrocaran al Imperio Ching, que había tomado posesión del país desde 1683. Sin embargo, esta nación continuó siendo gobernada por Japón hasta 1945, cuando el líder de Taiwán, Chiang Kai-shek, junto con Estados Unidos y el Reino Unido, logró emitir la Declaración de Potsdam, exigiendo la rendición incondicional de Japón y la ejecución de la Declaración de El Cairo, que ordenaba devolver “la Formosa” a la República de China.

Fue en 1952 cuando Japón renunció a los derechos, títulos y reclamaciones sobre Taiwán y la Isla Pescadores.

Publicidad
Publicidad