Padres y adolescentes



En la pubertad y adolescencia cambia y madura tanto el cuerpo como la mente, se crece física y emocionalmente, repercutiendo estos cambios sobre las relaciones que ellos mantienen con los adultos, especialmente con los padres.

Es responsabilidad de los padres mantener los canales de comunicación abiertos y receptivos, siempre manteniendo su autoridad y límites claros. Mantenerse lo suficientemente informados es vital.

Tener conocimiento de los cambios en cada etapa del crecimiento, les permite a los padres conocer a sus hijos y apoyarlos cuando sea necesario.

El adolescente se siente ansioso con frecuencia porque no sabe manejar ciertas situaciones, lo que les puede generar tristeza, desesperanza y dolor, lo cual puede llegar a ser intolerable para ellos y no lo manifiestan por temor a ser criticados o castigados.

Esto es peligroso porque los puede llevar a tomar decisiones desesperadas. Es importante saber que la adolescencia es una etapa en la cual los chicos comienzan a buscar, por una parte, cierta independencia, mientras que por la otra necesitan sentirse protegidos y seguros por los padres o encargados de ellos.

Ser adolescente es difícil, se sienten muy presionados. Ser padres de adolescentes también, mucha responsabilidad.

A continuación algunos comportamientos que deben llamar la atención: si se presentan frecuentemente alterados o preocupados, si están tristes y apartados, si se lastiman o lastiman a otras personas o animales, si tienen comportamientos imprudentes o riesgosos, si hacen dietas fuertes o comen en exceso, Padre: si no puede solo, busque ayuda.

Publicidad

Publicidad