Meditar, ¿funciona?



Quién podría decir “yo” si preguntáramos por alguien que no tenga preocupaciones, para quien el día sea suficiente para trabajar, estudiar, cuidar de la familia, hacer ejercicios y tener un tiempo para relajarse cómodamente.

Probablemente nadie que pase de los 30 años, sea mujer y tenga familia dirá “yo”. Si volviéramos con otras preguntas como: ¿quién se siente más inteligente que antes, introspectivo, atento a los detalles en las múltiples tareas del día, más ágil mentalmente, cargado de energías positivas, sin estrés ni ansiedad? Las repuestas variarían, pero tampoco tendríamos respuestas del 100 por ciento.

Con todas estas ideas en mente es que quiero estimular a los lectores a buscar mas informaciones sobre los beneficios de la meditación.

Científicamente está demostrado que físicamente se puede mejorar el sistema inmunológico, se reduce el dolor, y las inflamaciones a nivel celular.

Hoy en día podemos encontrar en la Internet y en las librerías meditaciones guiadas para quienes están iniciándose y necesitan ayuda en el proceso.

La practica constante también contribuye a superar la depresión, ansiedad y estrés.
La meditación también contribuye con las funciones del cerebro y su regeneración y reentrenamiento, tanto después de enfermedades como derrame cerebral, depresión, diabetes y cáncer, entre otras.

La creatividad, la atención, la memoria, y la sabiduría se benefician de la meditación, porque la materia gris aumenta en cantidad y volumen.

Son muchos los estudios realizados sobre el tema que avalan estas afirmaciones. Puedo decir que he visto algunos de sus efectos en personas con quienes trabajo, además de mi propia experiencia. Una de mis páginas favoritas en YouTube es Bombones para el Alma.

Hay otras muchas para al espíritu de cada uno. ¡Trátalo y me cuentas!

Publicidad

Publicidad