Los pepinos de mar evitan daños a otras especies

Los permisos para su extracción y comercio están prohibidos

Se reproducen por gametos y fecundan al azar.
Se reproducen por gametos y fecundan al azar.


Santo Domingo.-En las culturas orientales forman parte del arte culinario y son de gran demanda entre los comensales, contrario a lo que ocurre en el país, que la población les tiene animadversión por guardar similitud con los gusanos.

Cientificamente se denominan (Holoturias), aquí se conocen como pepinos de mar por su parentesco a dicho vegetal cilíndrico.

Debido a que se alimentan de detritus o materia orgánica en descomposición, ligadas con sedimentos o arena y praderas juegan una función limpiadora y de reciclaje en el fondo del mar, al tiempo de oxigenarlos.

Fruto de esa limpieza disminuyen la posibilidad de que crezcan bacterias y patógenos dañinos a otras especies marinas.

Zoraida Zapata Lantigua, bióloga y especialista ambiental del Proyecto de Biodiversidad Costera y Turismo, que busca entre otros objetivos conservar la vida de las especies de los litorales, afirma que producto de su extracción indiscriminada para exportarlos a países asiáticos, esos organismos en el territorio han mermado.

“Por mucho tiempo se han capturado para comercailizarlos en el exterior, porque no es costumbre nuestra comerlo, aquí se rechazan por su aspecto poco grato a la vista, son marrones con puntitos y blancuzcos”, explicó Zapata.

Sostiene que en Corea y Singapur tienen gran consumo y han acabado en sus mares, por tanto lo gestionan fuera.

Producto pesquero

En atención a asuntos precautorios de la Ley 64-00 el Ministerio de Medio Ambiente no otorga permiso para la extracción.

“La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura lo considera como un producto pesquero, la ley nuestra lo protege, aunque no existe una normativa especial”, sostiene Zapata, quien adelanta que la especie tendrá que ser regulada para evitar que se deterioren sus poblaciones.

Según la experta, los pepinos de mar abundan en el Parque Nacional Submarino de Montecristi, en la Bahía de Manzanillo y Las Calderas, en Salinas de Baní, Punta Rucia, Puerto Plata, Laguna Refugio de Vida Silvestre Manglares de Puerto Viejo en Azua.

Pesca

Jeannete Mateo, directora recursos pesqueros del Consejo Dom inicano de Pesca y Acuicultura, también informó que prohibieron por un año su pesca debido a la captura ilegal.

Publicidad
Publicidad