La viuda negra no mata, se defiende

Su veneno es para inmovilizar a las presas con que se alimenta

SYDNEY, NSW - JANUARY 23:  A Redback Spider is pictured at the Australian Reptile Park January 23, 2006 in Sydney, Australia. The Redback, probably Australia's best-known deadly spider is found all over Australia and is a close relative of the Black Widow Spider from the U.S. Only the female Redback is considered dangerous, with their venom containing neurotoxins, which works very slowly. Fatalities, even from untreated bites, are rare. Australia is home to some of the most deadly and poisonous animals on earth.  (Photo by Ian Waldie/Getty Images)
SYDNEY, NSW - JANUARY 23: A Redback Spider is pictured at the Australian Reptile Park January 23, 2006 in Sydney, Australia. The Redback, probably Australia's best-known deadly spider is found all over Australia and is a close relative of the Black Widow Spider from the U.S. Only the female Redback is considered dangerous, with their venom containing neurotoxins, which works very slowly. Fatalities, even from untreated bites, are rare. Australia is home to some of the most deadly and poisonous animals on earth. (Photo by Ian Waldie/Getty Images)


Santo Domingo.-La viuda negra, arácnido conocido científicamente como Latrodectus mactans, al igual que su “hermana’ del mismo género Latrodectus geometricus no matan con su veneno, sino que lo utilizan para inmovilizar a las presas pequeñas que ingieren como alimentos.

Lo que sí existen son personas muy sensibles que pueden resultar afectadas por su picadura.

La primera de esta, a la que se atribuyó la muerte de un hombre en Santiago, es nativa de República Dominicana y habita en lugares apartados, que hoy son urbanizados.

“Aquí siempre ha habido viuda negra, en Santo Domingo, específicamente en el Malecón, Engombe, San Isidro, el Mirador del Sur.

La hermanita, en cambio, tiene presencia en Oviedo, provincia Pedernales”, explicó el biólogo y técnico de la Dirección de Biodiversidad, Brigido Hierro.

Triángulo rojo: peligro

De acuerdo con el profesional, esta araña se caracteriza, y fue bautizada así, por su color negro, posee una especie de reloj de arena rojo en su parte ventral que indica peligro en cualquier especie que lo posea, ya que es venenoso.

Sin embargo, ese veneno impacta de acuerdo al tamaño de la presa de la que ella se alimenta, explicó Hierro, que no descarta la posibilidad de que personas puedan morir de una picadura de esta, y hasta de una avispa, de ser altamente sensible al veneno, que es neurotóxico .

El mismo podría ser transmitido al torrente sanguíneo o linfático de la presa en cuestión y llegarle a ciertos órganos que no resisten el veneno.

“Para confirmar esa acción habría que hacer estudios al paciente y confirmar con la especie que se trató de la penetración del veneno.

Aquí no se ha analizado lo suficiente como para determinar su ciclo biológico, lo normal es que de una ooteca o sacos de huevos salgan de 80 a 100 embriones, tienen un ciclo de 2 o 3 años de vida”, detalló el catedrático de la UASD.

En el caso de la hembra existe la creencia que después de la cópula o acto de reproducción se come el macho, la cual sólo está confirmada cuando permanece en cautiverio, al cual reserva para su alimento y las proles o crías, por eso le llaman viuda negra.

Regularmente pica a las personas cuando se acuestan encima o la pisan, entonces se defiende.
Su rol ambiental es control biológico de insectos, como las hormigas, ciempiés, escarabajos, escorpiones, cucarachas y abejas.

Entre los síntomas que experimenta una persona que reciba su picadura están los dolores de cabeza, calambres, problemas respiratorios y náuseas, entre otros síntomas.

Publicidad
Publicidad