“En RD son raros los autores que tergiversan la Historia”

Frank Moya Pons cree que, salvo en la era de Trujillo, las limitaciones eran documentales

28/11/2016 ELDIA_LUNES_281116_ Nacionales19





Santo Domingo.-El historiador Frank Moya Pons afirmó que en República Dominicana son raros los autores que han tergiversados voluntariamente los libros de Historia del país.

Consideró que con excepción de varias obras escritas en la era del dictador Rafael Leónidas Trujillo, son raros los historiadores que “han intentado tergiversar voluntariamente como parte de un plan” los libros para contar el pasado de los dominicanos.

Aseguró que en la era de Trujillo sí se tergiversó, porque había que construir e inventar una Historia heroica de salvación de la patria, “de ese benefactor que venía a salvar; pero si buscas en la obra de José Javier García (Compendio de Historia de Santo Domingo), y la de Bernardo Pichardo (Resumen de Historia Patria) no vez intento, hay limitaciones documentales por su formación porque las ciencias sociales no estaban desarrolladas”.

Explica que la historia trujillista sigue siendo revisada aún, porque no todo lo que se escribió era falso.

“Hay que tener en cuenta que la Historia es un conocimiento que se construye y se revisa continuamente, porque las evidencias van apareciendo. Por ejemplo si ustedes cogen un libro reciente se darán cuenta de que es resultado de la aparición de nuevos documentos”, dijo Moya Pons.

Informó que en la actualidad se está revisando todo el período de 1870 a 1930, con libros que están siendo escritos a partir de archivos de los Estados Unidos que antes no estaban disponibles.

Cambios en la Historia

Moya Pons consideró que en los escritos históricos existen grandes desvíos en donde la Historia se tuerce y pone a los dominicanos a moverse en una dirección en la que no iban antes.

Entre las que nombró “grandes torsiones de la Historia”, mencionó los escrito de Manuel Arturo Peña Batlle sobre las Devastaciones de Osorio 1605-1606 que, a su juicio, sirven para dividir la isla en dos colonias cuyas consecuencias hoy son visibles; y el Tratado de Basilea de 1795, porque “al expulsar a España de la isla da lugar a un período de inestabilidad política hasta 1822 que desemboca en la dominación haitiana”.

“Es un punto de torsión que mete a los dominicanos con la dominación haitiana a buscar su identidad, pero también en los moldes de vida republicana, porque con excepción de Haití en ese período ninguna de las colonias en el Caribe estaba pensando en la emancipación o construcción de una república.

Eran todas colonias esclavistas, sirviéndoles a las metrópolis y se sentían británicos, franceses u holandeses, porque Haití era el único sitio que estaba construyendo una nación en ese momento”, explica.

También mencionó los escritos sobre la independencia nacional, o sobre la guerra de la restauración, cuando los dominicanos dicen “no somos haitianos pero tampoco españoles”; asimismo cuando en 1873 es derrocado Buenaventura Báez para tampoco ser norteamericanos.

“Hay una serie de “torsiones” (desvíos) que te cambian y ponen a la colectividad a moverse en una dirección en que no iban antes; son rupturas y con algunas se produce ruptura de la memoria, porque las nuevas generaciones que nacen después se acostumbran a marcar ‘el comienzo de su historia’ a partir de esa ruptura”, dijo.

Mujeres en la Historia

Moya Pons también habló sobre la divulgación del papel de la mujer en la Historia dominicana.

Explicó que la mujer como centro de atención en la Historia del país es un proceso que está en construcción, aunque ya existen varios historiadores que se están dedicando a investigar y escribir los hechos en los que han participado.

“Eso está comenzando a cambiar y va a cambiar en la medida en que la mirada de los historiadores se orienten a encontrar el papel de la mujer porque ha sido una cuestión de óptica, de disponibilidad de documento, de ideología, de tradición historiográfica y de evolución social, porque las mujeres no eran las que dirigían la política”, opinó Moya Pons.

El historiador mencionó algunos autores especializados en escribir sobre personalidades.

Publicidad
Publicidad