“El cooperativismo conectó con mi pensamiento de izquierda”

El también diputado logró relanzar el sector que había caído en crisis en la década de 1990

Julito Fulcar se define como hombre humilde, sereno, solidario y comprometido con el desarrollo.
Julito Fulcar se define como hombre humilde, sereno, solidario y comprometido con el desarrollo.





Santo Domingo.-Quien observa el carácter parsimonioso de Julito Furcal Encarnación no se imagina que está frente a un antiguo militante del movimiento de izquierda, por cuyos ideales fue apresado en los primeros años de su juventud.

El presidente del Consejo Nacional de Cooperativas (Conacoop) se involucró en movimientos sociales desde que tenía 14 años de edad, que lo llevaron a organizar huelgas, paro de docencia y protestas.

Fulcar Encarnación procede de una familia humilde y muy tradicionalista de un campo llamado: La Rancha del Cercado, en San Juan de la Maguana.

Su madre era ama de casa y su padre un agricultor católico muy consagrado, que los obligaba a recitar el Rosario todos los días a las seis de la tarde, antes de cenar.

“Eso nos enseñó a llevar una vida muy correcta, apegada a valores y principios éticos y morales que para todos los hermanos, ha constituido el código de comportamiento en nuestra vida”, expresó Fulcar en Los Coloquios de EL DÍA.

Inicios revolucionarios

Su sueño era ser agrónomo, inspiración que se alimentaba al ver los trabajadores del campo vestidos de color caqui y usando botas. Pero en cambio se trasladó a Baní (donde vive hasta hoy) a estudiar magisterio.

En ese momento hubo un intento por cerrar todas las escuelas normales del país (donde estudiaba), y sin pensarlo formó parte de un grupo de estudiantes que protestó en contra de ese propósito. “Hicimos la primera paralización de docencia por 15 días y logramos nuestros objetivos”, narró el ejecutivo.

Esa fue una de sus primeras luchas por la reivindicación de derechos populares, pero no la última. Fulcar fue presidente de la Asociación Dominicana de Profesores y dirigente de la Asociación de Clubes de la provincia Peravia, organizaciones desde las cuales defendía su pensamiento de izquierda.

También fungió como vocero de la Confederación de Organizaciones Populares y asesor de la Central Nacional Campesina, la cual jugaba un papel importante en la lucha de los trabajadores por la toma de la tierra .

Preso por sus ideales

Era 1989, cuatro años después de graduarse como Maestro Normal de Básica, estuvo involucrado en una huelga, denominada “Pantalones Largos”, por cuya participación allanaron su casa y lo apresaron junto a un hermano.
Ese hecho no lo detuvo.

Entre finales de los 80 y principios de los 90 Fulcar laboró en una zona franca de Baní, donde organizó un sindicato de trabajadores que operó de manera secreta por tres años.

“Nunca olvidaré que convocamos una huelga y en los enfrentamientos, la Policía chocaba las mujeres embarazadas para presionar al sindicato”, recordó. Pero esas vivencias le dejaron una enseñanza positiva.

El ejecutivo afirma que en las épocas malas le impactó el nivel de apoyo y solidaridad que recibió de gente que no militaba en organizaciones sociales ni en política.

Incursión en cooperativas

Fulcar entró en 1986 ala cooperativa de maestros, al solicitar un préstamos para “pagar deudas”, pero más adelante se involucró de lleno en ese mundo, por medio a la participación en seminarios nacionales e internacionales.

Afirma que el cooperativismo conectó con su forma de pensar, ya que su inclinación por la izquierda revolucionaria de alguna manera conecta con la esencia, la naturaleza y filosofía del cooperativismo.

“Entendí que este era el modelo ideal para trabajar , dedicarme y contribuir con mi país”, expresó.

En 1992, Fulcar acudió al primer congreso de cooperativismo, realizado por la organización de Cooperativas del Caribe y Centroamérica, institución de la que luego fue presidente. Más tarde asumió la conducción de un proyecto de relanzamiento del sistema cooperativo nacional, que había caído en crisis a principios de los años 90.

“Aglutinamos el sector y cambiamos el nombre de la vieja confederación para llamarse Consejo Nacional de Cooperativas (nombre actual) y darle una nueva imagen al sector ”, indicó

“En Peravia se puede vivir”

Julito Fulcar quiere convencer a los jóvenes de la provincia Peravia de crear ideas innovadoras que los ayuden a transformar la vida de su familia sin salir de su demarcación.

Por eso realizó el primer Congreso de Innovación Cooperativa de la provincia Peravia, donde participaron 45 proyectos de jóvenes comunitarios. Evaluaron 28 y premiaron a 15.

Los tres primeros finalistas recibieron 150,000 pesos . Además, otorgaron becas nacionales e internacionales.

“La idea es que nuestros jóvenes entiendan que se puede vivir en la demarcación sin salir a Santo Domingo. Fulcar, del Partido Revolucionario Moderno, fue motivado a ser diputado por su sector (cooperativismo), que quería tener una voz en el Congreso.

Publicidad
Publicidad