Decir Caidije



Caidijees un estudio esencialmente etnográfico de los investigadores cubanos Juan Jesús Guanche Pérez, historiador, y Dennis Moreno Fajardo, antropólogo, que trata sobre la inmigración haitiana en Cuba.

Si ahora decidimos abordar esta problemática es movido por un profundo sentimiento de frustración y desesperanza al ver que frente al tema haitiano nos comportamos con falta de fe, y con pérdida del timón frente a tan complejo problema.

Caidije es un batey de inmigrantes haitianos que existe desde 1923, está situado en la localidad del municipio de Minas, hoy provincia Camagüey, en Cuba.

El nombre de Caidije lo adoptó por el propietario de esa pequeña extensión de monte. El Sr. Manuel Caidije, un español que participaba en la contratación de braceros antillanos como manos de obra barata para trabajar en las colonias cañeras del lugar.

De ahí data que a ese lugar hayan llegado los primeros inmigrantes haitianos. El proceso de asentamiento tuvo lugar desde el mismo principio del proceso de los pobladores haitianos.

En Caidije, la comunidad haitiana, junto a otros inmigrantes antillanos tuvo sus peculiaridades. Una de ellas fue que permitió gran cantidad de ellos en terrenos improductivos con el propósito de tener cerca la mano de obra barata que se podía necesitar en cualquier momento.

Para 1976, la población de Caidije era prácticamente la de mayor presencia y la de descendientes de ellos. Eses mismo proceso permitió describir las particularidades de la inmigración haitiana en Caidije, sus antecedentes, la presencia de la mujer en ese lugar, tomando en cuenta las condiciones laborales del batey; junto a ese proceso de inmigración externa (también se cuenta como fue el de inmigración interna), desde los distintos lugares de Cuba, el tema sigue estudiándose.

Las actividades económicas fundamentales de los inmigrantes haitianos en Caidije estuvieron vinculadas a las razones socioculturales en esa comunidad rural.

Se destaca el auto-consumo, la industria doméstica, la alimentación, vivienda, vestido, etc…

A todo esto problemas dignos de mención, es a lo que los autores denominan cultura material dentro de esta singular.

Todavía esas actividades se conservan en Caidije y el presente estudio que las ha analizado puede contribuir a que se lleven a cabo otras investigaciones de mayor alcance sobre inmigraciones de diversos pueblos del Caribe.

Análisis antropológico. Para poder llevar a cabo un análisis antropológico se tomó en cuenta como aspectos centrales, la cultura material y espiritual que analizan los autores en esta obra.

Se resalta el método etnográfico, el cual puede servir de ayuda, ya que se trata de analizar una comunidad rural, enclavada en un batey.

En primer lugar, la cultura material, que está representada por aspectos antes mencionados: alimentación, vivienda, mobiliario, vestuario y medicina popular; en el segundo lugar está la cultura espiritual, que consiste en las relaciones familiares o de integración social, el nacimiento, los ritos funerarios, las fiestas y celebraciones, la música y los desfiles, entre otros muchos parámetros culturales.

Una particularidad de estos trabajadores haitianos era que, al carecer de recursos para emigrar a países distantes, se limitaban a recorrer los países vecinos, como Cuba y República Dominicana.

Ulteriores estudios de Caidije están desarrollándose a favor de la investigación etnográfica, en Cuba; a nosotros nos toca impulsar las escuelas de Arqueología, al menos en tres secciones de trabajo, dedicadas respectivamente a la arqueología aborigen, la arqueología colonial y la etnología, entre otras.

Publicidad

Publicidad