¿Conspira el congresista Adriano Espaillat contra la República Dominicana?



Primero yo hago la pregunta y, después de leer este artículo, ustedes concluyen con la respuesta.

A raíz de juramentarse como congresista, siendo el primero de origen dominicano en llegar a Washington, el Sr. Adriano Espaillat, sorprendió a muchos, a mí no, con su primera acción como legislador federal.

En una acción sin precedentes, el Sr. Espaillat estableció de inmediato una alianza con los sectores más conservadores del Congreso, tanto del Partido Republicano como de los demócratas, entre los se encuentran IIeana Ros, Marcos Rubio, Ted Cruz, Jeff Duncan, Michael Mccaul, Mario Díaz Balart, Gus Bilirakis, Ron Desantis, Robert Menéndez, Bill Nelson, Eliot Engel, ElbioSiries, DebbieWasserman, Ted Deautch, Nomas Torres, Robin Kelly, Ted Yoho, Carlos Rurbelo, Dan Donovan, MiaLove, Steve Chabot, Chrisropher Smith, Brian Mast, Dana Rohrabaher, Mark Meadows, Tony Cadenas, Alcee Hastings, Darren Soto, Bradley Schneider, Gerald Connolly, David Cicilline, LoisFrankel y Frederica Wilson.

En un acuerdo firmado por estos legisladores, incluyendo Adriano Espaillat, enviaron una carta al presidente Donald Trump el 8 de febrero de 2017, para que incluyera dentro de sus primeras medidas sanciones y/o intervención directa contra el gobierno de Venezuela.

En dicha carta quedan establecido bien claro los objetivos de estos legisladores: desestabilizar el gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Evidentemente una franca ingerencia en asuntos internos de otro país y amplia violación al derecho y autodeterminación de los pueblos.

Vamos al punto. ¿Qué buscan Adriano Espaillat y los demás legisladores solicitando al presidente Trump intervenir y sancionar a Venezuela, además de la salida del poder de Maduro? Sencillamente, no solo derrocar al gobierno de Maduro democráticamente elegido y abortar un proceso democrático con más de 20 elecciones en menos de 20 años, sino también abolir todas las conquistas logradas desde que Chávez ascendió al poder en 1999. Conquistas no solo del pueblo venezolano, sino también de muchos países de América latina.

Derrocar el gobierno de Maduro, sería allanar el camino para que las corporaciones norteamericanas vuelvan a tomar control de la economía local; son esas mismas corporaciones las que quitan y ponen gobiernos en los Estados Unidos, financiando campañas políticas con millones de dólares.

De caer el gobierno de Maduro, que lo veo muy difícil, el acuerdo de Petrocaribe prácticamente quedaría abolido, lo cual traería consecuencias fatídicas y devastadoras a las economías de las familias trabajadoras dominicanas.

Eliminar el trato preferencial que Venezuela ofrece con la venta de hidrocarburos a 18 países del caribe, incluyendo la República Dominicana, prácticamente pondría en riesgo la estabilidad y gobernabilidad del país. Habría un encarecimiento del costo de la vida, pues con los aumentos de los combustibles subirían los productos de primera necesidad, el transporte, los pequeños productores estarían en riesgo, la agricultura, etc.

A partir de ese momento el país cambiaría radicalmente para peor, deteriorándose más la calidad de vida de los dominicanos; inclusive, hasta los que enviamos remesas desde el extranjero también nos veríamos afectados, pues habría que aumentar los envíos para cubrir el déficit por una crisis inducida.

Con la eliminación de Petrocaribe solo se beneficiarían las grandes corporaciones petroleras norteamericanas como la Shell, Mobil, Exxon, Chevron, BP, etc.

Estas corporaciones por consiguiente podrían poner en agenda el financiamiento de las campañas electorales de este grupo de legisladores ultra conservadores.

Preguntas:

1. ¿Le parece bien esta respuesta dada por Adriano Espaillat, Congresista Dominicano en Washington, al apoyo dado por el Presidente Danilo Medina, el PLD, el PRD, el PRM y los empresarios dominicanos? Para mí es una respuesta de un hijo mal agradecido. Me consta que lo es, por experiencia propia, pues el Sr. Espaillat solamente se preocupa por lograr beneficios y objetivos personales, lo demostró en 20 años como legislador estatal: hoy la comunidad de Washington Heights está peor.

2. ¿Es o no es esta conspiración de estos legisladores contra Venezuela, también una conspiración por inducción contra la economía dominicana y el gobierno de Danilo Medina?… Saque usted sus conclusiones.

3. ¿Apoyaría usted de nuevo a Adriano Espaillat en su reelección como congresista y, cuáles beneficios obtendría usted y el país de eso?

4. ¿Se atrevería el senado dominicano declarar no grata la presencia de Adriano Espaillat en la República Dominicana?

Si desea copia de la carta enviada por estos legisladores al Presidente Trump escríbame a [email protected] y con gusto se la envío.

Luis Tejada
[email protected]

Publicidad

Publicidad