Amarás a tu prójimo



Cuando Cristo estaba entre la mujer adúltera y la multitud furiosa, no la juzgó, como tampoco juzgó a la prostituta que ungió sus pies. ¿Acaso Jesús estaba promoviendo el adulterio o la prostitución?

“El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Jesús nos aconsejó que antes de ver la paja en el ojo ajeno, miremos la viga que tenemos en el nuestro.

Cuando mi amigo Deivis Ventura me dijo que había sido elegido como uno de los padrinos de la comunidad LGTB, una mezcla de alegría y temor me recorrió el cuerpo…

Luego pensé en la valentía que necesita una persona para, en una sociedad con tantas barreras sociales y culturales como la nuestra, manifestar sus preferencias sexuales.

Dios nos mandó a amar, no a juzgar. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. ¿Si Dios nos concedió el libre albedrío, quién soy yo para negarle a alguien esa facultad? Si consideramos que están en pecado, dejemos que Dios les juzgue en el cielo, mientras tanto, aquí en la tierra, estamos llamados a amarnos los unos a los otros, y el respeto es parte de ese amor.

Con esto no pretendo promover ninguna preferencia sexual. Estoy promoviendo el derecho de toda persona a no ser discriminada y a ser tratada con igualdad.

La inmoralidad no tiene nada que ver con la preferencia sexual. Hay inmorales homosexuales como los hay heterosexuales.

Hace un tiempo era una aberración pretender que una mujer votara, o que negros y blancos tuvieran iguales derechos.

Por suerte han existido personas que dan el paso al frente en el arduo camino de los derechos de la humanidad.

No me sentiré mal porque muchas personas consideren que estoy equivocado; eso es parte del respeto. Como decía Voltaire: “Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

Soy blanco, pero jamás permitiría que un negro sea discriminado; soy hombre, pero admiro y respaldo a las mujeres en sus luchas contra el machismo; de igual forma soy heterosexual, pero no estoy de acuerdo con que se discrimine a alguien por su preferencia sexual.

Publicidad

Publicidad