Los que alertan ante el riesgo

Los que alertan ante el riesgo

Los que alertan ante el riesgo

Cada cierto tiempo aparecen casos como el del tal “Mantequilla”, de Sabana Grande de Boyá, en los que cientos de personas o familias pierden su dinero de la mano de un engaño que, aunque se caricaturice, provoca muchas dificultades.

Y casi todos estos casos tienen un elemento común: los que dan la voz de alarma son satanizados por las propias víctimas y hasta son desconsiderados.

Lo mismo podemos extrapolarlo a otras áreas de la sociedad.
Cuando la degeneración se colectiviza resulta condenado quien llama la atención sobre lo que anda mal.
Muchos prefieren callar y dejar que la cosa continúe su curso para evitarse contratiempos.

Ocurre, por ejemplo, con las “fakes news”, que quien las corrige con frecuencia es denunciado como “interesado”, “vendido” y otros calificativos propios de quienes en estos tiempos buscan descalificar.

Pues bien, quien dio la alarma por las actividades de “Mantequilla” evitó muchos males, aunque lo satanizaran. Nadie sabe por dónde anduviera la cantidad de personas afectadas.

Actúa correctamente quien desenmascara a los propagadores de informaciones falsas (fake news).
También actúan correctamente los que ahora están llamando la atención sobre el peligro de la cultura del “nada importa”, del “asegún” o del “todo es todo y nada es nada”.

A las sociedades le desagradan los sensores sociales, pero no podemos renunciar a las voces que llaman la atención sobre las cosas que no están bien.



El Día

Noticias Relacionadas