Domingo, 16 de septiembre, 2018 | 12:27 pm

Y el estereotipo pa’ cuando



Lo confieso. Odio profundamente la palabra estereotipo. Más aun lo que significa y qué decir de quienes lo sustentan. Creo firmemente en la libertad, la diversidad, el respeto, la tolerancia… Y, claro está, en reaccionar cuando hay una injusticia avalada por esos estereotipos.

No soporto la opinión fácil y sin que nadie la pida, quienes hablan y no actúan (y no dejan actuar a otros).
Huyo de esos que juzgan sin intentar entender a su vecino, pero no se miran en el espejo.

Me asustan las personas que imponen su criterio como la única verdad y se consideran mejores que los demás.
¿Quién ha dicho que uno es mejor que otro?

¿Uno mismo? ¿Una sociedad que valora más lo que aparentas que lo que realmente eres cuando el celular se apaga?

Si dedicarámos tanto esfuerzo a romper esos estereotipos que sustentan el abuso, la violencia o el irrespeto como a demostrar lo maravilloso que somos, qué bien nos vemos y qué exitosos somos (puro estereotipo e imagen), todo sería diferente.

¿Qué mundo quieres? ¿Qué sociedad es en la que quieres vivir? ¿Qué aspiras a dejar a tus hijos? Y no respondas con frases hechas, di la verdad… ¿Qué haces para que esas noticias de mujeres muertas por sus parejas, de adolescentes dando a luz, de incesto, de maltrato animal, de playas llenas de basura dejen de ser solo una noticia más?

No me refiero a que encabeces una revolución, el cambio puedes hacerlo en tu entorno más cercano, al no permitir que se repitan esos mensajes que nutren el que alguien se sienta con el derecho de maltratar e irrespetar a otro.

Si no rompemos el círculo quienes tenemos la posibilidad de educar a las nuevas generaciones, ¿qué estamos haciendo?
Nada. Y el estereotipo “pa’ cuando”.

Publicidad