Sábado, 21 de julio, 2018 | 9:34 am

Victoria 3-0 de Croacia ante Argentina la pone casi al borde del abismo

Humillación. Para los argentinos, el revés fue una vergüenza ya que se proyectaba como de las selecciones favoritas del Mundial. Fallido. Su estrella Messi ha sido un gran chasco.

Lionel Messi. AP
Lionel Messi. AP


NIZHNY NOVGOROD, RUSIA.- Una falla garrafal del arquero Wilfredo Caballero, en otra noche triste de Lionel Messi, y una genialidad de Luka Modric encaminaron ayer a Croacia a una victoria por 3-0 sobre Argentina, que la clasificó a la segunda ronda de la Copa Mundial y dejó a la Albiceleste al borde del abismo.

Ante Rebic abrió el marcador a los 53 minutos tras recibir un regalo de Caballero, que jugó mal un balón con los pies y se lo dejó servido en el área para que lo fusilase. Modric aumentó a los 81 con un remate desde afuera del área que entró junto a un palo, e Ivan Rakitic marcó el tercero en el descuento.

Colapso argentino

Argentina ya no puede ser primera en su grupo. Las únicas dos veces que no ha sobrevivido la primera ronda de un Mundial fueron en 2002 y 1958. Messi siguió aislado, sin socios con quien jugar y sin casi tocar el balón. Apenas probó un remate, contrastando con los 11 que ensayó frente a Islandia.