Sábado, 22 de septiembre, 2018 | 10:15 pm

Venezuela, Bolívar Soberano e hiperinflación



La crisis humana que sacude Venezuela va adquiriendo cada día nuevas dimensiones, esta vez caracterizada por un paquete de medidas económicas que se anuncia tienen como objetivo vencer la hiperinflación que se ha apoderado del país con las reservas petroleras más grandes del mundo.

Aunque en la actualidad se registra una inflación cercana al 65,000 por ciento anual, ya hay predicciones de que puede incrementarse a niveles más descontrolados, incluyendo instituciones que predicen hasta el millón por ciento.

Las últimas medidas económicas incluyen la continuación de impresión de papel moneda de parte del Banco Central Venezolano y la eliminación de cinco ceros de la moneda, ahora denominado Bolívar Soberano, que está anclado a la criptomoneda llamada Petro, que a su vez está vinculada al dólar.

El Bolívar Soberano circulará al lado de la moneda actual, el Bolívar Fuerte. Además se ha dispuesto de un aumento de sueldos que la mayoría de las empresas se ven imposibilitadas de cumplir, debido a la política de control de precios y gestión pública de cadenas de distribución, amén de las amenazas de intervención o expropiación.

Este plan, que por demás es inviable debido a su choque con teorías y experiencias prácticas a lo largo de la historia económica de la humanidad, se ha encontrado con enormes dificultades, que van desde la imposibilidad de los cajeros automáticos suplir las cantidades deseadas, hasta la confusión generalizada entre consumidores y productores.

El resultado de esta triste realidad que agobia a Venezuela durante los últimos años ha sido no solo el desabastecimiento a todos niveles, sino también un éxodo humano innegable y desalentador.

Dice el refrán popular que el sol no se puede tapar con un dedo, que en este caso podría ser que una economía no estabiliza y crece con medidas populistas, irracionales e incoherentes.

Publicidad