Sábado, 20 de octubre, 2018 | 4:06 am

Vaginismo



Disfunción sexual que se caracteriza por un espasmo involuntario de la musculatura que incluye el tercio inferior de la vagina y del suelo pélvico de la mujer al momento de la penetración.

Esta contracción imposibilita la penetración porque los espasmos cierran la entrada vaginal evitando el coito y la entrada de cualquier objeto.

Los síntomas de esta disfunción van desde ardor y tensión muscular al intentar la penetración hasta dolor severo e imposibilidad de someterse a exploración ginecológica o realizar el coito.

El vaginismo puede aparecer por varias causas entre ellas: daños físicos en el área alrededor del introito vaginal o en la entrada de la vagina, postparto o climaterio, primer coito muy doloroso o traumático, falta o distorsión en la educación sexual, experiencias traumáticas anteriores, miedo a contraer infecciones de transmisión sexual o al embarazo, abuso sexual, comunicación marital y/o sexual inadecuada con la pareja, maltrato y violencia de pareja, ansiedad, agregada a otras disfunciones sexuales como en aversión al sexo.

Existe el vaginismo primario, que generalmente se descubre al ir por primera vez al ginecólogo o intentar colocarse un tampón o tener intimidad coital.

El vaginismo secundario aparece después de tener una vida sexual activa. No está relacionada con la respuesta sexual directamente, pues las mujeres que padecen esta condición, pueden disfrutar de los juegos sexuales y obtener sus orgasmos por otra vía que no sea la penetración.

El vaginismo puede dar al traste con una relación de pareja. Trabajándolo con técnicas adecuadas se resuelve satisfactoriamente.

sexualidad

Publicidad