Usted… ¿que haría?



A veces es bueno adelantarse uno a los acontecimientos y pensar qué haría si de repente se viera en determinadas situaciones difíciles.

Por ejemplo, si usted se ganara 20 millones de pesos en la loto, ¿qué sería lo primero que haría? O si está usted cambiando un cheque en un banco y en ese momento entran unos asaltantes al  mismo, ¿cómo reaccionaria? O si sale un genio de una botella y le ofrece hacer realidad tres deseos, ¿cuáles serían?

Hay, ciertamente, muchas maneras de reaccionar, y es mejor tenerlo todo previsto para cuando se presente el caso.

En esa onda estaban tres buenos amigos, cuando a uno se le ocurrió plantear la siguiente hipótesis: si uno va al médico  y éste, después de un examen minucioso le dice sin mayores rodeos: “Mi hermano, lamento decirle que a usted le quedan solamente dos meses de vida”; en ese caso, ¿qué haría?

El primero de los amigos no titubeó ni un instante: “Si eso es lo que hay, yo vendo todo lo que tengo y me dedico a viajar por todas partes, a conocer el mundo, hasta gastar el último centavo”.

  El segundo, que era muy fiestero, anunció que él no solamente lo vendía todo, sino que además iba a los bancos y tomaba prestado todo el dinero que pudiera, para embarcarse entonces en una parranda gigantesca que no iba a terminar nunca, bailando, bebiendo, alternando con amigas y amigos hasta el desenfreno.

El tercer amigo permanecía callado. “Y tú, ¿qué harías?”, le preguntaron los otros.

  “Yo –dijo filosóficamente-, lo primero que haría es ir a buscar una segunda opinión donde otro médico. Por si acaso…”

Publicidad

Publicidad