Domingo, 16 de septiembre, 2018 | 10:40 pm

Una reflexión



El poeta castellano Jorge Manrique, en una de sus coplas, describió que “nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, que es morir”.

Como las aguas dulces terminan al confundirse con las saladas del mar, la vida se esfuma sin que nos demos cuenta, por lo que hay que valorar la existencia.

Aunque no quisiéramos, estaremos presentes cuando llegue la muerte. Y como dijo el poeta y periodista uruguayo Mario Benedetti: “Después de todo, la muerte es solo un síntoma de que hubo vida”.