Lunes, 22 de octubre, 2018 | 2:23 am

Una reflexión



“No hay arma más potente que la verdad en manos de los buenos”, afirmó el político dominicano Juan Bosch. Este hombre, que gobernó la República Dominicana durante apenas siete meses, sabía que esa virtud no es un artículo que se vende en supermercados ni colmados.

También era consciente, a decir de él mismo, que “la lucha de los pueblos es constante; nacen mártires donde muere uno; y florecen las ideas allí donde las persiguen”.

Ese hombre nació, vivió y murió con la verdad y siendo bueno.