Una admisión necesaria



Los equipos de béisbol están compelidos a montar un espectáculo que satisfaga en todas sus partes las exigencias del fanático, que pide más calidad.

Ese apuro que muestran sus directivos, guardando la distancia, podría tener algún parecido a la necesidad que dice tener el director del DNI en capturar al ‘fantasma’ de “Quirinito”.

Todavía el béisbol no se recupera del notorio declive en el interés del aficionado por los muchos factores adversos que se presentan, y que son y han sido del conocimiento de sus directivos, que no hacían nada, porque creían que era “obligatorio” apoyar el show, sin importar su calidad.

Si hoy todos están contestes de que cada día hay que mejorar, sean bienvenidas todas las medidas que redunden en beneficio del béisbol en general.

RADARES.- Hay hombres y mujeres que son fajadores de pies a cabeza, que se meten en proyectos que para el común denominador resultan verdaderas “locuras”.

Sin embargo, cuando se obtienen los frutos, se les llama “genios”. Ese es el tipo de individuos que necesitan las sociedades. El deportista Johnny Marte es una muestra de lo expuesto.

Publicidad

Publicidad