Martes, 16 de octubre, 2018 | 5:51 pm

Un spot publicitario del trujillismo fatuo: consecuencias y proyecciones



Exordio inevitable.

Desde mucho antes de la Campaña 2016 del Presidente D. J Trump, el auge de la derecha europea es un hecho irrefutable. Con el tiempo ello tendría sus derivaciones : autoritarismo de falsa izquierda izquierda en el Sur de América Latina ( con sus grandes robos incluidos ) y un auge de una nostalgia autoritaria que ha obligado a mentes lúcidas como el brillante sociólogo y académico Manuel Castells, a realizar un llamado mundial ante lo que el llamada la vuelva el fascismo con nuevos rostros diseminados a nivel planetario. Huelga nombrar el pánico de la futura segunda vuelta electoral en Brasil y el candidato fascistoide que responde al nombre de Jair Bolsonaro a quien ya se le vaticina un futuro triunfo con un 49 % de los votos contra un 36 % de Fernando Haddad, su más cercano contrincante.

Ante un panorama mundial donde los valores mundiales nacidos del triunfo occidental de la segunda guerra mundial de 1945 ( Donde Francisco Franco maniobro de maravillas para no ser barrido por la derrota del viejo fascismo ), la República Dominicana, que nunca purgó su pasado autoritario con profundidad, que organizó un Democracia contaminada con dictadura como vecina. La República Dominicana, que nunca termino de cumplir con los cánones propios de una transición hacia la democracia como se debía (quizás haya que hacer otra transición de la vieja transición y pare usted de contar) esa República en el marco de su historia no deja de ser azotada por esos vientos de nostalgias autoritaria, que sacan la cabeza ahora pensando que los fallos de 54 años de Democracia le dan un turno, para volver al poder.
Eso ahora está sucediendo, en una sociedad que no tiene vectores público con lucidez que le ayuden de modo mediático a interpretar el nuevo fenómeno Neo-Trujillista, con la justeza histórica necesaria y urgente.

Ha existido un vacío de respuestas. Muchas de las que se han barajado se ajustan al esquema típico de la chanza o ” la chercha ” habitual de medios radiales y televisivos, cargada con el tinte de banalidad propio de respuestas evasivas e irresponsables, que aparentan ignorar de qué se trata y el crucial valor que tiene la contundencia como respuesta única l fenómeno Neo-Trujillista. Claro, en respuestas ha habido sus excepciones en los habituales columnistas responsables y con la debida formación intelectual para abordar con la seriedad debida el acuciante tema.

1 / ¿ SILENCIO Y BANALIDAD ANTE AL ASCENSO NEO-TRUJILLISTA PARA UNA CAUSA QUE QUIERE PESCAR EN DEMOCRACIA REVUELTA. ?
El Neo-Trujillismo, volver Trujillo sin Trujillo pero con sus reglas y recuerdos , tiene décadas buscando un recodo público que le legitime su reclamo dinástico del territorio nacional con sus habitantes dentro, como en los corrales … La insistencia ha estado signada de escándalos y palabrerías repleta de nostalgia sin par.
Ellos saben que tienen sus viejos agentes internos, sus deudores y uno que otro agente publicitario
televisivo que en la morbidez del exilio llorado de Angelita Trujillo, ha visto un filón de noticia cuyos resultados una y otra vez, han sido la nostalgia de un mundo pasado, Shagrila tropical narrado en pantalla chica a color, con Doña Angelita derramando un profundo lago salobre, escondite de cocodrilos inmensos, rímel descompuesto, claro está…
La tesis esencial que va contra el Neo-Trujillismo actual : nadie puede volver a narrar la historia que todos y todas hemos vivido, solo la ignorancia y el hambre acumulada, al desasosiego y el desencanto político
propio de un sistema de 54 años en lucha con lo social, consigue la ceguera herida, para que este discurso
hoy día pueda pretender una vigencia desafiante.

Aquí viene lo triste e inevitable como pregunta: ¿Entiende la clase política actual de qué se trata este activo fenómeno del Neo-Trujillismo?…No tengo espacio para responderla, se lo dejo de ejercicio, me limitaré a decir lo urgente y necesario : desde que el personaje representante de esa corriente hizo presencia pública, con el uso verbo alterado en sus acepciones solo justificable a un analfabeto social y sin oportunidades de estudio, los partidos políticos dominicanos que deben su vida esa maltrecha democracia, debieron hacer un pronunciamiento público, al menos como homenaje sus muertos. Tratado de igual, homologado como ” político de carrera ” por los medios, la clase política, deudora de esta democracia , ha pretendido ignorar la presencia del Neo-Trujillismo, pretendiendo que con el silencio tenían la guerra de tantas mentiras sobre el Trujillismo y su pasado, ganada. Esa evasión, laconismo inútil , comienza a cobrar víctimas.

Un segundo aspecto de este mismo tema : Desconozco, lo confieso , si las instituciones dedicadas a honrar los héroes de la lucha contra la tiranía de Trujillo, han hecho activismo alguno para orientar y hablar en contra el tema. Si se ha publicado algo y lo desconozco, me excuso.

De todos modos, lo que si se observa es el mito fundacional frente este fenómeno : se pretende que mientras menos se responda o se polemice, es mucho mejor. Craso error…

Ese silencio, si lo hubiera , confunde al Neo-Trujillismo y lo envalentona, le otorga una certeza operativa
con rostro de avance indetenible pírrico.

Y 2 / UN SPOT PUBLICTARIO NEO-TRUJILLISTA DESAFIANTE Y CON CÁLCULOS DE MERCADOTECNIA POLÍTICA.

Cuando se analiza dicho aviso publicitario los aspectos a retener no son muy complejos, o al mismo tiempo en un juego desesperado de ” a ver que se pesca “, develizan la punta de un iceberg de una posible estrategia de medios con miras a :
A ) :
Denostar a quien presumiblemente tiene un liderazgo, manejado a su estilo , y que al mismo tiempo en su apuesta el Neo-Trujillismo entiende más débil ante los Presidentes Mejía y Medina. Un detalle: son nombrados, pero visualmente no ilustrados, cuando era lo que correspondía de tal modo que la atención negativa se centrara en Luis Abinader.

B ) :
La temática es la del cambio. Si bien es cierto en que en la publicidad electoral dominicana la idea del “Cambio” está gastada, el discurso del spot publicitario del Neo-Trujillismo apuesta a disputar el “verdadero ” valor de dicha significación real, partiendo del hecho de que propuesto por Luis Abinader, no es representativo, cometiendo un error cronológico cuando dice ” el Cambio no es alguien que lleva décadas en la política “.. No es el caso del Lic Abinader. El contenido es desafiante y crea un ring para incentivar lo que en publicidad se llama El Boxing, que es el nivel más bajo de la publicidad confrontacional, que se suele usar, si es necesario, según contexto , cuando una campaña se muestra difícil y cuando las estadísticas, porcentajes y encuestas no favorecen bien a uno de los candidatos menos posicionados.

y C ) :
El final. El cierre del discurso en un avance sobre la cámara en primer plano, pretendiendo ser convincente, dirigido a nuevos votantes a quienes pretende demostrar que el Trujillismo 54 años después es el verdadero cambio, de repente , humildes ciudadanos le siguen detrás, algunos con cierto humor oscuro insinuaban que lo ideal era en vez de esos ciudadanos, haber buscados los Paleros de Balá, aquel esbirro de los 60…

¿ Ese spot es el inicio de una larga campaña ? No se sabe cuáles son las desbordadas pretensiones.

Algunas cosas quedan claras : se ha llegado al desafío extremo porque cada vez más la temática  del Neo-Trujillismo más que un repudio con razones históricas fundadas, sigue obteniendo el beneplácito de lo frívolo y opuesto al pensamiento : Farándula, programas de tv ociosos y en busca de figuras en el filo escándalo, mientras los sectores que debieron ser contundentes del inicio, organizaciones heroicas, sectores político importantes , siguen en “Belén sin pastores”.

Finalmente, es obvio, al margen de cualesquier consideración legal atendible que si el personaje trujillista que oferta el pasado tiene derecho a ensuciar en un spot una imagen de precandidato electoral, el aludido u otros interesados, tendrán derecho a hacer lo mismo con la imagen del personaje en cuestión y su oferta trujillista plagada de alérgicas nostalgias pintadas de añeja sangre, indeleble y noble. (CFE)…

Publicidad