Miércoles, 19 de septiembre, 2018 | 12:37 pm

Un programa permanente para proteger a deportistas de RD



El deporte dominicano, en especial su estructura dirigencial, necesita con urgencia realizar cambios radicales, sin importar quién o quienes lo sometan, porque es una necesidad que no puede esperar que se produzcan “milagros”.
En ese sentido, creo atinada la sugerencia que mediante una comunicación nos envía Luis Chanlatte, sobre los aportes que deben recibir atletas, entrenadores y técnicos de alto rendimiento. En su misiva, también favorece a los dirigentes, con lo que no estoy conteste.

A continuiación les dejo con las consideraciones de Chanlatte:Un gran porcentaje de nuestros atletas élites, entrenadores, dirigentes y técnicos de alto rendimiento viven en situaciones muy precarias y es preciso buscar alternativas para ir elevando el nivel de vida de nuestro sector.

El Ministerio de Deportes puede destinar un 2 % de su presupuesto actualmente serían unos RD$58,000,000.00 millones anuales que divididos entre 12 meses daría un promedio de RD$4,833,333.00 mensuales.

Con esos recursos se podría crear una nueva unidad en Miderec compuesta por el Comité Olímpico Dominicano y miembros del sector privado con el objetivo de crear un reglamento que permita transparentar en cada caso la utilización de esos recursos para reparar, remodelar o comprar viviendas.

Si además de esta unidad se pudiera hacer un acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas, Invi, Presidencia (OISOE) y otras instituciones gubernamentales dedicadas a estos menesteres el programa se ampliaría.

Con una buena planificación, luego de hacer un levantamiento ajustado a la realidad y basado en un reglamento que establezca las condiciones de elegibilidad creemos que en 4 años podríamos llegar a alcanzar unas 400 soluciones habitacionales.

Como el programa sería permanente en 5 años todos nuestros atletas de Alto Rendimiento experimentados y nuevos tendrían básicamente ese problema resuelto.

Este artículo tiene el objetivo de crear el ambiente propicio para reunir diferentes opiniones y formalizar una propuesta final si se entiende que es practicable. Nosotros hemos cumplido proponiendo la idea, exhortando a que otros aporten las suyas y de esta forma ampliar y mejorar la nuestra.