Miércoles, 21 de noviembre, 2018 | 6:02 am

Un hombre bueno



Saben que durante mucho tiempo he soñado con una burbuja en la que proteger a mi hijo de todo lo malo que nos rodea. No sé qué pasa en el mundo.

Me asusta profundamente ver cómo se cruzan los límites de la humanidad más básicos y, peor aun, la indiferencia general frente a ello. Mi objetivo es criar un buen ser humano que sea capaz de aportar a través de buenas acciones a que el mundo sea un poco mejor. Suena tan bien cuando lo lees. Pero la realidad me ha abofeteado en la cara.

En ese intento quise obviar que en el mundo hay muchas personas que no son buenas y que no están dispuestas a permitir que eso cambie.

¿Qué hago entonces?Sencillo.

Sigo intentando educar a mi hijo en valores de humanidad básicos, como respeto, honestidad, humildad pero… le estoy permitiendo desarrollar las herramientas necesarias, mentales y emocionales, para enfrentar un mundo en el que los buenos son considerados “pendejos”, tienen que justificarse constantemente y derribar muros.
No es fácil, lo admito. Pero si no adquiere esas herramientas va a ser incapaz de tomar las decisiones adecuadas, de discernir lo que está bien de lo que está mal y de mantenerse firme.

No le puedo proteger siempre, dar soluciones siempre, estar ahí siempre.

Tengo que permitir que se equivoque, meta la pata, sea rebelde y viva las etapas con todo lo bueno y con todo lo malo, hablarle con la verdad para que pueda conocer lo malo.

Ya no quiero la burbuja, quiero la sabiduría necesaria para permitir que mi casi adolescente crezca fuerte para entrar en este mundo que cada día es más agresivo. Darle unos valores fuertes, pero no protegerlo si no que aprenda a defenderse solo y a intentar que de verdad el mundo sea mejor.

Publicidad