Domingo, 22 de julio, 2018 | 2:43 pm

Un día para las madres



Para quienes se llevan de decir que el día de madres es una invención de los comercios para vender más, es bueno hacer un recorrido por la historia.

Podríamos comenzar con Napoleón Bonaparte, emperador francés, quien dijo: “El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre”.

Por su propia madre, María Letizia Ramolino, él sabía de la voluntad y determinación que tienen las mujeres para ayudar a sus hijos a crecer y ser exitosos.

María Letizia enviudó a los 35 años. Con ocho hijos a su cargo y los pocos ingresos de sus hijos mayores, Carlos y Napoleón, quienes hacían carrera en el ejercito francés, ella declaró austeridad total, para que la mayoría de recursos fuera a la educación de los más pequeños, según el portal Muyhistoria.com.

En Reino Unido, desde el inicio del cristianismo, el día de las madres es en honor María, la madre de Jesús. Por mucho tiempo, los trabajadores de servicio solo tuvieron un día libre al año, y fue el cuarto domingo de Cuaresma, para que ellos pudieran visitar su iglesia materna y ver a sus madres.

En tal ocasión los hijos llevaban flores, tortas y otros obsequios a sus madres, a quienes solo veían en dicha ocasión, según relata La Sociedad Geográfica de las Indias.

Para 1872, en los Estados Unidos se empezaban a notar movimientos de empoderamiento para que las mujeres salieran a protestar en contra de la guerra que les robaba a sus maridos y a sus hijos. Julia Ward Howe convocó a un acto público bajo la idea de Madres por la Paz.

Con tal motivo también escribió el himno a la Batalla de la República.

El día de madres es un día de honra.

Publicidad