Sábado, 15 de diciembre, 2018 | 12:51 am

Un deporte está repleto de sorpresas



El béisbol es un deporte tan sorpresivo, el más invadido por los imprevistos, que pudiéramos llenar unas cuantas secciones sobre las curiosidades sucedidas en la postemporada. La pelota posee las estadísticas más ricas.

¿Quién podía pensar que un partido lanzado por Luis Severino, principal candidató al premio Cy Young en la primera mitad, sería el juego en el que más carreras permitirían los Yanquis en postemporada (16-1)? ¿Y Brock Holt, jugador de reparto con los Medias Rojas, se convirtió en el primero que batea para el ciclo en postempoeada? ¿Cómó se explica que David Price tenga 0-8 en postemporada y sus equipos registren 0-12 en sus aperturas? ¿Quién responde sobre la caída de una artillería de los Indios de Cleveland que bateó menos de .200 y solo anotó seis carreras? ¿Y las tres jugadas revertidas en un juego contra el árbitro cubano Ángel Herñandez, quién las explíca? Es un cliché, pero es verdad, la pelota es una caja de sorpresas…

Hoy Gonzalo Castillo explicará detalles y fecha de entrega del palco de prensa del estadio Quisqueya Juan Marichal… Mientras, Vitelio Mejía cederá el palco de Lidom a los cronistas… Vladimir Guerrero estaba feliz con su dedicatoria, formalizada en un sencillo, pero agradable, acto que condujo muy bien Ana Rosina Troncoso… Muchos no hubieran aceptado esa dedicatoria, pero como decían los antepasados, cada cabeza es un mundo.

Publicidad