Lunes, 16 de julio, 2018 | 3:35 am

Un aviso contundente



Se puede afirmar que el sistema de drenaje del Gran Santo Domingo colapsó con unas horas de lluvia intensa que, dicho sea de paso, se trató de un fenómeno menor a los que hemos tenido en el pasado y que de seguro se repetirán en el futuro.

Las inundaciones se registraron en prácticamente toda la zona urbana, desde sectores empobrecidos hasta los más “encopetados”.

Se demostró que la ciudad no está en condiciones de confrontar un temporal de lluvias y vientos como los que suelen presentarse cíclicamente en temporada ciclónica.

Pero más que quedarnos en lamentos y críticas, el llamado de atención hecho por la propia naturaleza obliga a sentarse para atender necesidades urbanas.

Aunque la mayor parte de los problemas que ocurrieron ayer con las inundaciones son de infraestructura, también se puso de manifiesto la falta de educación cívica entre los dominicanos.

Muchas calles se inundaron porque los imbornales estaban tapados por la basura tirada en las calles por la gente.
La mayoría de los tapones se originaron porque los conductores querían saltarse las filas de vehículos en sus carriles y se metían en vía contraria.

El aviso fue dado.

Ojalá se empiece a trabajar en los correctivos con tiempo.