Sábado, 26 de mayo, 2018 | 6:35 am

Un arzobispo que ha hecho historia

El de más largo ejercicio desde la fundación en 1511.

Cardenal arzobispo
Cardenal arzobispo


Santo Domingo.– Cuando se materialice la sustitución de Nicolás de Jesús López Cardenal Rodríguez de la dirección de la arquidiócesis de Santo Domingo estará finalizando la gestión más dilatada de arzobispo en esta demarcación eclesiástica desde que fue creada en 1511 por el papa Julio II.

En sus 505 años de existencia, la arquidiócesis de Santo Domingo han sido gobernada por 49 obispos y arzobispos, pero en los últimos cien años solo cuatro han tenido esa responsabilidad.

En el último siglo han sido arzobispos de Santo Domingo Adolfo Alejandro Nouel, quien ejerció durante 29 años (1906-1935), Ricardo Pittini, durante 26 años (1935-1961), Octavio Beras, primer cardenal dominicano y arzobispo durante 30 años, y Nicolás de Jesús López Rodríguez, segundo cardenal dominicano, la fecha lleva 35 años como arzobispo.

La experiencia episcopal del cardenal López Rodríguez es mayor si se toma en consideración que fue el primer obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís, la cual dirigió por tres años (desde 1978 a 1981) hasta que fue trasladado a Santo Domingo.

La posición de arzobispo de Santo Domingo tiene la distinción de que desde 1816 el papa Pío VII emitió una bula en la que lo declara “Primado de América”, por lo que su designación tiene implicaciones regionales.

El cardenal López Rodríguez fue nombrado obispo de San Francisco de Macorís por el papa Pablo VI y como arzobispo de Santo Domingo ha ejercido su ministerio bajo los pontíficados de Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

En su gestión ha dado gran importancia a la descentralización, pues propició en dos oportunidades la división de la arquidiócesis, dando paso a la creación de las diócesis de Baní y la de San Pedro de Macorís y dejó en el tintero una tercera división.

Además ha creado 270 nuevas parroquias, ha ordenado a más de 200 sacerdotes y 150 diáconos permanentes, 70 casas religiosas, 65 centros de formación, cinco seminarios, 130 escuelas, 60 centros de salud, 20 guarderías infantiles y otras numerosas obras de bien social.

Estas acciones sociales y pastorales no han sido proyectadas en su justa dimensión, debido a las frecuentes polémicas en que ha visto envuelto por sus posturas firmes ante los temas de interés nacional.

Noticias Relacionadas