Uasd y organizaciones ambientales solicitan conversión a gas natural de Punta Catalina

dep


Santo Domingo.- En el marco de la celebración de la cumbre mundial del clima, COP 23, en Bonn, Alemania, la Comisión Ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y las principales organizaciones ambientalistas del país solicitaron al Presidente Danilo Medina, al Congreso Nacional y a la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) que conviertan a gas natural a Punta Catalina.

Mientras en Bonn, Alemania, la sociedad civil mundial, el movimiento ambientalista internacional, numerosos gobiernos locales y empresas, plantean la descontinuación del carbón para generar electricidad a partir del 2020, las entidades del país propusieron el cambio a gas natural de Punta Catalina por la Provincia Peravia, el país y el planeta.

Esta declaración conjunta se efectúa en un momento en que la construcción de las plantas de carbón de Punta Catalina confronta una crisis con dos de las tres empresas que conforman el consorcio a cargo de este proyecto.

Odebrecht y Techminont han hecho reclamaciones por 708 y 720 millones de dólares respectivamente para proseguir la construcción y han amenazado a la CDEEE de llevar estas demandas ante la Corte Internacional de Arbitraje de Nueva York, EUA.

Las entidades declararon que la conversión a gas de Punta Catalina es factible técnica y económicamente, y se puede realizar desde ahora, dentro del calendario de esta obra.

Explicaron que los costos de esta conversión estarán compensados por el ahorro de equipos y recursos que no se invertirán en mantenimiento, en mitigar y compensar los impactos al entorno, a las actividades productivas y en la salud de la población que produciría el uso del carbón mineral en estas plantas.

Indicaron que en el territorio nacional y en la región del Caribe y Centro América existe disponibilidad de gas natural para proveer de este combustible de forma competitiva y a largo plazo a Punta Catalina.

Citaron que otras plantas de generación eléctrica existentes en el país se están convirtiendo a gas natural o planean hacerlo en el corto y mediano plazo, y se instalarán otras nuevas que emplearán este combustible.

Afirmaron que la conversión a gas de Punta Catalina evitará que más de cien mil personas en un radio de 28 kilómetros en la provincia Peravia, sean afectadas mediante la emisión anual de cien toneladas de micropartículas (2.5), de más de 200 mil toneladas de cenizas y escorias al año y toneladas diarias de gases ácidos.

Señalaron que esta contaminación será responsable de graves enfermedades respiratorias, cardiovasculares y cerebrovasculares que producirán la inhabilitación y muertes prematuras en niveles elevados, especialmente en la población más vulnerable, constituyéndose en una catástrofe sanitaria en la región.

Igualmente justificaron el cambio a gas natural en los daños que producirá la quema de carbón en la producción agropecuaria, muy especialmente en las frutas como el mango, que “de inmediato perderá la privilegiada certificación de fruta silvestre que garantiza excelentes precios en el mercado internacional de exportación”. Advirtieron que la contaminación de las plantas de carbón afectará también el desarrollo turístico de la zona, en particular del proyecto de Corbanito.

Resaltaron que a causa del incremento en más de un 20% de las emisiones totales de dióxido de carbono del país que producirán las plantas de carbón de Punta Catalina, será imposible que República Dominicana cumpla con el compromiso de reducir en un 25% sus emisiones de C02 para el año 2030.

Ofrecieron el dato de que las plantas de Punta Catalina arrojarán por ellas solas a la atmósfera cada año 6.34 millones de toneladas de dióxido de carbono.

“Está en riesgo nuestra supervivencia como pequeño Estado insular y como integrantes de la Humanidad. Debemos contribuir a que se alcance la meta de Acuerdo de París sobre Cambio Climático de que el incremento de la temperatura del planeta no rebase los dos grados, preferiblemente los 1.5 grados para finales del siglo”, razonaron las entidades.

Dijeron que el incremento de las emisiones de dióxido de carbono propiciará que fenómenos climáticos impacten aún más a nuestro territorio, “siendo uno de los países más vulnerables del planeta, lo que significa un alto porcentaje del Producto Bruto Interno (PIB), dedicado a remediar los daños recibidos por esta causa”.

Observaron que el alto porcentaje de electricidad que se generará con carbón, obstruirá la incorporación masiva y significativa de energía de fuentes renovables por 20 ó más años, “frustrando nuestro desarrollo sostenible y que nos convirtamos en una potencia solar”.

En la rueda de prensa, el profesor Luís Carvajal, director de la Comisión Ambiental de la UASD y la bióloga Yvonne Arias, directora ejecutiva del Grupo Jaragua, fueron los voceros de las entidades.

La declaración está suscrita, además de estas instituciones, por la Comisión Nacional de Derechos Humanos-RD, el Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, el Consorcio Ambiental Dominicano, PRONATURA y la Sociedad Ecológica del Cibao, SOECI.

También firman esta declaración el Instituto Nacional de Abogados por la Protección del Medio Ambiente (INSAPROMA) Justicia Climática, la Fundación Macorís Verde, el Comité de Organizaciones por la Defensa de la Salud, el Medio Ambiente y la Agropecuaria de la Provincia Peravia, el Instituto de Desarrollo de la Economía Asociativa, IDEAC, PACMA, la Sociedad Ecológica de Nizao, entre otras organizaciones.

 

Publicidad
Publicidad