Sábado, 19 de enero, 2019 | 9:05 pm

Trump dice que no tiene prisas ni problemas en contratar un jefe de Gabinete

Presidente Donald Trump
Presidente Donald Trump


Washington.– El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró hoy que no tiene “prisa” en nombrar a su próximo jefe de Gabinete, que sustituirá en el cargo al general John Kelly, y rechazó que la Casa Blanca esté teniendo problemas para dar con candidatos adecuados, como apuntan algunos medios.

“No tenemos prisa, ahora mismo tenemos un jefe de Gabinete fantástico”, señaló el mandatario durante una comparecencia ante la prensa en la que afirmó, además, que el nombre del elegido será hecho público en “las próximas una o dos semanas”.

El pasado sábado, tras informar de que Kelly abandonará su empleo a finales del año, el presidente sostuvo que anunciaría el nombre de su sucesor en uno o dos días.

Sin embargo, la renuncia a postularse para el puesto de Nick Ayers, actual jefe de Gabinete del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, y teórico favorito de Trump para el puesto, ha obligado a la Casa Blanca a tener que buscar alternativas.

Según han revelado medios de comunicación, el Ejecutivo está teniendo problemas en dar con un candidato cualificado para ejercer un trabajo que el propio Kelly definió como “el más difícil” que había realizado en toda su vida.

Hoy el mandatario no quiso entrar en dar nombres, pero rebatió dichas informaciones.

“Tenemos mucha gente que quiere el puesto de jefe de Gabinete… Muchos son amigos míos”, aseguró el presidente en presencia de los líderes del Partido Demócrata en el Senado y en la Cámara de Representantes, Chuck Schumer y Nancy Pelosi, quienes acudieron al Despacho Oval para departir sobre el presupuesto del Gobierno.

El puesto de jefe de Gabinete es uno de los cargos de mayor prestigio e influencia en Washington, pero, bajo la batuta de Trump se ha convertido en uno de los empleos más inestables de la Administración.

En apenas dos años de mandato, Trump ha tenido dos jefes de Gabinete ya que antes de la llegada de Kelly fue Reince Priebus quien desempeñó este trabajo durante seis meses marcados por el descontrol en los pasillos del Ala Oeste de la Casa Blanca.