Trastornos orgásmicos masculinos (2 de 2)



Recordemos que son la eyaculación retardada, eyaculación retrograda, la aneyaculación y se considera también la eyaculación precoz.

Tratamos en la columna anterior las dos primeras. La aneyaculación es la ausencia de eyaculación y también compromete la fertilidad, pues no hay medio de transporte para los espermatozoides porque no hay semen, por lo que no se da la fecundación.

Se puede presentar en algunos casos de Diabetes, trastornos prostáticos, algunas cirugías abdominales o urológicas, trastornos neurológicos, lesiones de la medula espinal, obstrucción de los conductos eyaculatorios, medicamentos antidepresivos y la eyaculación retrograda. Generalmente en estos casos la aneyaculación es total.

Existe también la aneyaculación situacional en la que el hombre eyacula en algunas situaciones y en otras no, debiéndose generalmente a trastornos psicológico-emocionales, en otros casos el hombre no eyacula estando despierto y si lo hace durante el sueño.

En la eyaculación precoz el hombre durante una relación sexual, eyacula antes de lo previsto y deseado.

Es una incapacidad para controlar el reflejo eyaculatorio o sea no controla el hombre la expulsión del semen ante la estimulación y eyacula antes o durante el coito mas rápido que lo deseado o antes que la pareja alcance su orgasmo.

Es la disfunción que mas afecta al hombre, aparece a cualquier edad y con frecuencia la produce trastornos psicológicos o traumas anteriores, aunque podría aparecer por un trastorno físico.

Publicidad

Publicidad