Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 2:34 pm

Trastorno orgásmico femenino



Se refiere a la ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo tras una fase de excitación sexual adecuada. Este puede alterar la vida de la mujer afectando su autoestima, su autoimagen corporal, sus relaciones interpersonales.

Algunas mujeres son incapaces de conseguir el orgasmo por vía de la penetración, pero lo consiguen por otras vías, otras son anorgásmicas porque no consiguen orgasmos por vía alguna.

Este trastorno aparece más en mujeres jóvenes porque la capacidad orgásmica aumenta con la experiencia sexual, ya que la mujer adulta es probable que haya aprendido a conseguir sus orgasmos con mayor facilidad.

Existe mucha variabilidad en las mujeres en cuanto al tipo de estimulación, el tiempo y la intensidad que necesita para conseguir un orgasmo, por lo que debe existir amplia y sincera comunicación entre los miembros de la pareja, lo que hará que la mujer comunique claramente sus necesidades y deseos, el hombre responderá a estas necesidades proporcionándole el tipo de caricias durante el tiempo que sea adecuado para ella en ese paso tan importante que es el jugueteo precoital.

Las causas son muchas, entre ellas, desórdenes hormonales, enfermedades crónicas, medicamentos, infecciones pélvicas, resequedad vaginal, timidez, antecedentes de abuso sexual, fatiga, ansiedad, estrés y malos tratos por parte de la pareja, y otras disfunciones sexuales como la falta de deseo sexual y, muy importante, una estimulación inadecuada por parte del compañero sexual.

Es importante practicar la intimidad sexual descansada, relajarse entregándose a disfrutar las actividades precoitales y abandonarse a la experiencia.

sexualidad

Publicidad