Temporada inolvidable



La actual temporada de Grandes Ligas es inolvidable para los jugadores dominicanos. Es un privilegio para cualquier país que tres nativos en una misma campaña logran hazañas tan importante como llegar a los 600 jonrones, a los 3,000 y a 500 dobles como sucedió con Albert Pujols, de los Angels; Adrián Beltré, de Texas, y Robinson Canó, de Seattle, respectivamente.

El arribo a esas cifras históricas aumentan las posibilidades de los tres para convertirse en inmortales del béisbol y ser instalados al finalizar sus carreras en Cooperstown.

Pujols el pasado 4 de junio se convirtió en apenas el noveno jugador que llega a los 600 jonrones. En la actualidad tiene 608, colocado a uno para igualar a Sammy Sosa.

Pujols adorna su gran carrera de 17 años, con 613 dobles, ocupando el lugar 12; 1,885 empujadas, y para completar tiene más boletos (1,240) que ponches recibidos (1,125).

Mientras que Beltré el pasado 30 de julio se convirtió en el jugador 31 en llegar a los 3,000 hit en la historia del béisbol.

Beltré, quien tiene 20 años de carrera en las Mayores, también agrega 605 dobles, ocupando el lugar 13 en el listado de todos los tiempos y con 455 jonrones tiene posibilidades de llegar a los 500.

La grandeza de Adrián no se queda en la ofensiva, siendo ganador de cuatro bates de plata, ya que además es reconocido como uno de los mejores antesalistas en la historia, y así lo testifican los cinco Guantes de Oro.

De su lado, Canó el pasado viernes se convirtió en el jugador 63 en conectar 500 dobles. También 297 jonrones y 1,161 empujadas, registros grandiosos para un segunda base.

Canó es reconocido como uno de los mejores intermedistas en la historia.

En 13 años de servicios ha sido seleccionado a ocho Juegos de Estrellas, ha ganado cinco bates de plata y dos Guantes de Oro.

Las actuaciones de esos jugadores reafirma la calidad que aportan los dominicanos a ese espectáculo.

Publicidad

Publicidad