Lunes, 24 de septiembre, 2018 | 6:44 am

Temor por la forma en que los padres gastan bonos de hijos



Durante el recorrido que hice el pasado lunes por las diferentes academias de Grandes Ligas conversé con varios escuchas, quienes estaban muy alegres por los prospectos que lograron para sus organizaciones.

Resaltan las tremendas habilidades que tienen para el béisbol esos prospectos, que de tan solo 16 años y medio ya son fenómenos.

Lógicamente, los equipos de Grandes Ligas realizan inversiones millonarias sobre herramientas proyectables, las cuales necesitan ser pulidas para lograr convertirlas en estelares.

Varios escuchas, que por sus años en este negocio ya lo han visto casi todo, con un dejo de pena me decían: “mira toda la alegría de esos padres por la firma de sus hijos, siendo lo más lamentable que ellos mismos podrían ser una de las principales causas para que estos no lleguen a materializar sus sueños de ser peloteros”.

En una de las presentaciones escuché a un cazatalentos, que prefiero reservarme su nombre, decir a los padres que no permitan que sus hijos en lo adelante se conviertan en los dueños de sus casas, pero que tampoco actúen con la libertad de que por ser menores de edad les gasten el dinero sin consciencia.

Son muchos los casos donde muchos prospectos no han llenado las expectativas por las preocupaciones y descuidos que provocados por la forma como sus padres les están gastando su dinero.

Por tal razón es justo solicitar a los padres de esos nuevos millonarios que sean cautos con el dinero de ellos y se olviden del refrán: “A lo que nada nos cuesta hagámosles fiesta”.

Publicidad