Teatro, danza y canto coral con jóvenes discapacitados

Harán espectáculo “A ritmo de mi tierra” con el Teatro Orquestal Dominicano

Algunos de los integrantes del Teatro Orquestal Dominicano, compuesto por jóvenes con discapacidad, quienes ha conseguido aprender a bailar, cantar y tocar.
Algunos de los integrantes del Teatro Orquestal Dominicano, compuesto por jóvenes con discapacidad, quienes ha conseguido aprender a bailar, cantar y tocar.


Santo Domingo.-Haber logrado que 160 jóvenes con síndrome de Down, no videntes y sordomudos sean hoy personas que aportan al teatro, la danza, el canto coral y otras profesiones a través del Teatro Orquestal Dominicano, es más que una satisfacción para sus principales ejecutores, según explicó la coreógrafa Wanda Camilo.

El coro está integrado mayormente por jóvenes no videntes y con síndrome de Down, mientras que los sordomudos bailan y otros están en la parte de teatro.

Cada uno de ellos aprende de manera diferente y conseguir que estas personas hayan aprendido a través de ellos es lo que más motiva a los docentes.

Los profesores

En el área de la percusión está Edís Sánchez, en la percusión Ondina Matos, en la parte coral Simón César, Servio Uirbe en el teatro; Pablo Clark en la danza y la propia Wanda Camilo en la folklórica, estos, entre otros, son los profesionales que se han encargado de educar a estos jóvenes.

“Para nosotros es muy gratificante ver cuando uno de estos jóvenes me dicen: ‘Gracias mamá por enseñarnos’, y eso es algo que hasta le saca lágrimas a uno de la emoción”, dijo Wanda Camilo.

Los padres de estos jóvenes son otro ejemplo que han visto los profesores, pues siempre están al lado de sus hijos en los ensayos, pero sobre todo en cada presentación que realizan en diferentes centros de espectáculos del país.

“Que tú llegues a tu trabajo y que un alumno te diga: ‘Profe te amo’, es lo más gratificante que puede sentir una persona. Yo creo que ese es el mejor pago que he tenido como maestro”, precisó la profesional de la coreografía.

El comportamiento de los 160 estudiantes es excelente y ellos manifiestan la emoción que sienten cada vez que cantan, que bailan o participan de una obra de teatro, porque entienden que han hecho un gran aporte sus vidas.
Ellos ensayan martes y jueves por la tarde y también se les paga.

Aniversario

Este proyecto, fundado por el Ministerio de Cultura, arriba a sus cinco años, y es por ello que para la ocasión será realizado el espectáculo “A ritmo de mi tierra”, a efectuar8yo en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional, a las 8:30 de la noche.

El espectáculo está dirigido a toda la familia con el objetivo de aumentar la conciencia pública sobre el potencial de estas personas y recordar la dignidad inherente y las contribuciones de las personas con capacidades distintas.

Publicidad
Publicidad