Tarea pendiente






El abatimiento ayer de John Percival Matos, señalado por la Policía Nacional como autor principal, junto a otras personas, de asaltar un banco en esta capital y de otros delitos cometidos anteriormente, no devuelve, por sí solo, la anhelada tranquilidad a la conturbada sociedad dominicana.

La inseguridad ciudadana es uno de los principales problemas que preocupan en forma creciente tanto a la población, víctima de consecutivas agresiones físicas y morales, como a las autoridades que no han encontrado la manera de hacer frente a los desmanes de los antisociales.

La muerte de Percival y el escape de sus cómplices marcan episodios espeluznantes de una saga que el pueblo dominicano no se merece.

Cuando la situación vuelva a la normalidad, cosa que esperamos ha de ocurrir pronto, será una tarea obligatoria para el Gobierno y para todo el país encontrar unidos la fórmula para alcanzar la paz social de una vez por todas. De lo contrario, preparémonos para una inevitable explosión social cuya sombra ya parece que asoma.

Publicidad
Publicidad