Señales confusas al mercado

Frederich E Berges

Por: Frederich E. Berges

[email protected]

08 agosto, 2017 12:02 am



En economía se dice que se dan señales al mercado cuando el ente actuante realiza declaraciones de intencionalidad o se disponen medidas específicas. Una de esas señales claves son los precios.

Una señal débil es aquella considerada confusa, mientras que las señales fuertes se caracterizan por su claridad y precisión.

En nuestra economía se han producido unas señales al mercado bastante confusas. Mientras la Junta Monetaria dispuso una liberación del encaje legal por el orden de 20,400 millones de pesos para contribuir a dinamizar la economía, a través del aumento del crédito bancario, posibilitando el que el sector privado pueda incrementar la inversión, el Ministerio de Hacienda anuncia un nueva subasta de bonos con al intención de recoger de inmediato 3 mil millones de pesos.

Pero la contradicción no es tan solo en la expansión de crédito por un lado, y la recogida de Hacienda para solventar el presupuesto por el otro lado.

Sucede que los recursos liberados por el Banco Central destinados a nuevos préstamos se podrán realizar a una tasa de interés de hasta el 8% anual, al mismo tiempo que refuerza estas medidas de estimulo para mantener la tasa de crecimiento anual disponiendo la reducción de su tasa de interés de política monetaria en 50 puntos básicos, de 5.75 % anual al 5.25 % anual.

Mientras el Banco Central reduce tasas, Hacienda anuncia su nueva colocación con una tasa cupón del 12% anual, un aumento de tasa con respecto a la licitación anterior.

¿A cuál de las dos entidades oficiales debemos seguir: la que estimula la reducción de tasas o la que aboga por su incremento? Habrán técnicos que gritarán que no hay contradicción y que ambas medidas son armoniosas, pero aun así, el mercado continuará confundido con una política monetaria y una política fiscal en contradicción: expansión y reducción a la vez.

Publicidad

Publicidad