Jueves, 20 de septiembre, 2018 | 11:54 pm

Sangre y órganos, dos necesidades sensibles



La periodista Nathalie Jérez libra una fuerte batalla para recuperar su salud y ha tenido que lidiar con dos grandes obstáculos: un deficiente registro de donantes de sangre y una escasa cultura de donación de órganos.

Conseguir tres pintas de su sangre le tomó varias semanas, debido a que se trata de uno de los tipos más escasos. Finalmente ayer consiguió el donante de la tercera pinta, luego de una amplia campaña dirigida por amigos, familiares y colegas de ella.

Pero su caso puso de manifiesto un problema que puede costar vidas: lo difícil que es para gente con tipos de sangre raros obtener donantes para procesos médicos que ya son casi cotidianos.

Cuando termine de vencer este obstáculo le toca continuar con un reto que viene enfrentando desde hace meses, como es la obtención de un donante de riñón que sea compatible con ella.

El Instituto Nacional de Coordinación de Trasplantes (Incort) tiene una campaña permanente para despertar la conciencia de la gente sobre la importancia de donar órganos, especialmente de personas que fallecen, como una forma de prolongar la vida a otros.

El valioso esfuerzo que ha realizado el Incort le ha permitido avanzar, pero pese a eso aun estamos muy lejos de lo aceptable.

Hacemos votos por la recuperación de Nathalie Jérez y esperamos que su lucha motive a la instauración de un adecuado registro de donantes de sangre y a que mejoremos la cultura de donación de órganos.