Salud sexual: enfermedades crónicas



La salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad, además de ausencia de disfunción o incapacidad para ejercer esta actividad.

Las alteraciones en la salud sexual en cuanto a las enfermedades crónicas, se manifiestan de acuerdo a la enfermedad que se presente, la parte del organismo afectada y como se enfrente ese proceso de enfermedad. Puede producirse alteraciones en el Sistema Nervioso Central, alteraciones de venas y arterias, alteraciones hormonales.

Las enfermedades crónicas afectan la sexualidad tanto de la persona que la padece como a su pareja, ya que están relacionadas, principalmente al inicio, con ansiedad, disminución de la autoestima, estrés y depresión. Claro que las personas serán afectadas de acuerdo a las diferencias individuales, personalidad e historia sexual, además de si son hombres o mujeres.

Generalmente se alteran en primer plano el deseo sexual y la excitación, sobre todo en el descubrimiento de la enfermedad, como en la diabetes, cardiopatías, insuficiencia renal, hipertensión arterial, esclerosis múltiple, enfermedades reumáticas, cáncer. También afectan los tratamientos utilizados para tratarlas, como son las diálisis, mastectomías, etc. Y los medicamentos como los antihipertensivos, antipsicóticos y antidepresivos.

Existen otras enfermedades crónicas como la obesidad, estreñimiento crónico, alcoholismo, tabaquismo, a las cuales no se les pone la suficiente atención porque no se asumen como enfermedades crónicas y también deterioran en gran medida la salud sexual ya que provocan ansiedad, depresión y trastornos en el desempeño sexual y disminución del deseo sexual. Mantenga su salud sexual óptima.

Publicidad

Publicidad