Rompan filas

Claudio Caamaño Vélez

Por: Claudio Caamaño Vélez

[email protected]

14 julio, 2017 12:02 am



Los seres humanos son muy predecibles. El ministro de Hacienda, Donald Guerreo, dijo que van a reducir las exenciones fiscales, y en menos de 48 horas los empresarios se bajaron los pantalones.

El presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), Campos de Moya, planteó que los empresarios no seguirán financiando la Marcha Verde.

Un desesperado intento de ponerse donde el capitán los vea.
Las cúpulas empresariales reciben más de 200 mil millones de pesos cada año en exenciones; una teta que no quieren soltar. Se precian de “exitosos”, pero dependen de esos privilegios para poder operar. Privilegios que salen de las costillas de ese pueblo al que ellos miran por encima del hombro.

Qué bueno que las cúpulas empresariales han planteado que retiran su apoyo a Marcha Verde, pues ese apoyo nunca existió. En Marcha Verde se tiene prohibido recibir contribuciones superiores a 10 mil pesos.

El informe de Punta Catalina, emanado de una comisión que representa los mismos intereses que Campos de Moya, es un signo alentador de que el Movimiento Verde se va purificando. Ya sabemos de qué lado están ellos y de cuál estamos nosotros.

Es importante separar las cúpulas empresariales del resto del empresariado. Pues la mayoría de los empresarios dominicanos no cuentan con los privilegios que tienen esas cúpulas, teniendo que competir en un terreno completamente desigual. Esos de seguro seguirán marchando.

Circe Almánzar, vicepresidente de la AIRD, se dice y se contradice. Plantea que no se meten en política, al momento que se arrodillan ante el Gobierno. Las palomas vuelan siempre a donde hay pan.

En Marcha Verde la gente paga su pasaje y compra su camiseta. El dinero sale de las masas indignadas. El domingo 16 de julio, cuando la ciudad se reviente de tanta gente marchando, entonces será evidente que esas cúpulas empresariales oportunistas nunca hicieron falta. Tendrán entonces que buscar otra excusa para lamer las botas del poder.

Aprovecho para reiterar la intimación a Campos de Moya a que muestre a quiénes les entregaron dinero y cuáles sumas. Tenemos muchos días solicitando lo mismo, y aun estamos a la espera.

Publicidad

Publicidad