Martes, 18 de septiembre, 2018 | 3:26 pm

Renuncia Paul Romer, economista jefe del Banco Mundial, tras la polémica por los “inmorales” informes financieros de sobre Chile

Romer ocupaba el cargo de economista jefe desde octubre de 2016.
Romer ocupaba el cargo de economista jefe desde octubre de 2016.


El Banco Mundial (BM) se quedó sin economista jefe.

Paul Romer, el renombrado analista de la institución internacional, renunció este miércoles a su cargo, en medio de la polémica por sus declaraciones en las que reconoció que el BM había perjudicado “intencionalmente” a Chile durante los gobiernos de la socialista Michelle Bachelet.

En un informe interno al que tuvieron acceso varios medios de prensa internacional, el presidente del organismo, Jim Yong Kim, anunció a sus trabajadores la salida de Romer y explicó que la renuncia se haría “efectiva de inmediato”.

“Aprecio la franqueza y la honestidad de Paul y sé que lamenta las circunstancias de su partida”, escribió el directivo, quien además anunció que el organismo iniciará una “búsqueda internacional” para encontrarle un sustituto.

En unas declaraciones al diario estadounidense The Wall Street Journal hace dos semanas, el economista jefe reconoció cambios metodológicos en el informe “Doing Business“, que califica el entorno para hacer negocios en 190 países, para perjudicar a Chile durante los mandatos de Michelle Bachelet.

Y es que el índice calificó de manera negativa a Chile en los últimos cuatro años, los mismos del gobierno de la presidenta, mientras que durante el mandato de Sebastián Piñera (2010-2014) el país sudamericano tuvo resultados positivos.

“Quiero disculparme personalmente con Chile y con cualquier otro país en el que transmitimos una impresión equivocada “, aseguró Romer durante la entrevista.

Michelle Bachelet La presidenta Michelle Bachelet dijo que solicitaría una “completa investigación” sobre el índice Doing Business del Banco Mundial.

El ranking tiene el potencial de ahuyentar las inversiones, tanto nacionales como extranjeros, dado que las grandes empresas lo toman como referencia cada año para evaluar la apertura de negocios.

La revelación de la manipulación generó protestas oficiales en la nación sudamericana, donde el ministro de Economía Jorge Rodríguez Gro la calificó como “una inmoralidad pocas veces vista“.

“Esperamos que la corrección del índice sea rápida, pero el daño ya está hecho”, dijo.

Bachelet, por su parte, anunció que solicitarían formalmente al BM “una completa investigación”, dada “la gravedad de lo sucedido.

“Motivos personales”

Los cambios en las metodologías del índice, al menos en los últimos cuatro años, son la causa de que Chile haya fluctuado entre el lugar 25 y el 57 desde 2006, según la explicación de Romer.

“Sobre la base de las cosas que estaban midiendo antes, las condiciones de negocios no empeoraron en Chile bajo el gobierno de Bachelet“, señaló, para luego añadir que esto pudo tener motivaciones políticas.

En el reporte de 2017, el país se colocó en el puesto 57, luego de que cayó progresivamente del 34 en 2014, el 41 en 2015 y el 48 en 2016, los mismos años del segundo gobierno de Bachelet.

Los cambios fueron particularmente negativos para Chile, pues “posiblemente” estuvieron “contaminados por motivaciones políticas personales” en el Banco Mundial, según Romer.

El índice evalúa aspectos clave para iniciar negocios en 190 países, como el número de días que le toma a una empresa cumplir con todos los trámites de apertura, qué tan fácil resulta la obtención de permisos o la facilidad para hacer pagos de impuestos.

Michelle Bachelet y Sebastían Piñera Michelle Bachelet y Sebastían Piñera han alternado en el gobierno de Chile desde 2006. Piñera fue nuevamente electo para el periodo 2018-2022.

Indicadores añadidos o eliminados en los últimos cuatro años, el periodo auditado por Romer, llevaron a que Chile y otros países tuvieran calificaciones negativas.

Un ejemplo es la facilidad para cumplir pagos de impuestos que tienen las empresas.

En 2015, Chile estaba en el lugar 33 del mundo en este renglón, pero al siguiente año cayó al lugar 120 luego de que el Banco Mundial añadió una nueva métrica sobre cuánto tardan las empresas en concluir su proceso de pago de impuestos, si el país prolonga las auditorías o tarda en hacer rembolsos.

El culpable

Tras la polémica, el Banco Mundial emitió un comunicado en el que reconoció que había realizado cambios de metodologías, pero con el fin de “refinarlas y fortalecerlas”.

“Es importante señalar que tratamos a todos los países por igual en nuestra investigación, y los indicadores y la metodología de Doing Business están diseñados sin ningún país en mente, sino para que el clima empresarial general sea mejorado”, indicó el organismo.

También anunció que habrá una revisión externa de los indicadores de Chile a raíz de los señalamientos de Romer sobre Chile.

Una panorámica de Santiago de Chile Pese a los resultados negativos, Chile es el tercer país más competitivo para los negocios de América Latina.

Fue mi culpa porque no hicimos las cosas lo suficientemente claras”, reconoció el economista.

El ministro de economía chileno, por su parte, reconoció que la explicación que dio Romer fue “muy franca y honrada”, pero revelaba “un escándalo”.

“Lo que señala es que habría sido manipulada por el economista a cargo de su construcción (el chileno Augusto López-Claro), de manera de hacer ver un deterioro económico durante el gobierno de la presidenta Bachelet, con intenciones básicamente políticas”, señaló.

Sin embargo, López-Claros atribuye que Chile haya quedado por debajo de otros países de la región, como México, por la falta de reformas importantes para beneficiar su ambiente de negocios.