Domingo, 16 de diciembre, 2018 | 12:38 am

Reconocen al doctor Rafael Landrón por su trayectoria médica

El doctor Rafael Landrón Cassó fue director del hospital Inmaculada Concepción, director provincial de salud, presidente del ayuntamiento, presidente de la AMD, del Club  de Leones.
El doctor Rafael Landrón Cassó fue director del hospital Inmaculada Concepción, director provincial de salud, presidente del ayuntamiento, presidente de la AMD, del Club de Leones.


COTUÍ.- La filial del Colegio Médico Dominicano en la provincia Sánchez Ramírez Cotuí, honró al doctor Rafael Landrón Cassó, por su dilatada trayectoria médica en beneficio de los más vulnerables.

El homenaje se celebró para reconocer la labor gremial de quien fuera presidente de la antigua Asociación Médica Dominicana (AMD) con sede en Cotuí, durante varios períodos de gestión.

El gremio entregó un pergamino de reconocimiento por su larga hoja de servicios y su obra de bien social en pro de la salud de los más necesitados de la ciudad de Cotuí y toda la provincia cibaeña.

En el marco de la reunión científico gremial del CMD que se celebra simultáneamente en cada filial del país, reconocieron al padre de una larga familia de médicos destacados entre los que se encuentra el doctor Julio Landrón, actual presidente de la Sociedad Dominicana de Ortopedia.

Los reconocimientos fueron recogidos por el mismo doctor Julio Landrón quien agradeció el gesto a nombre su padre, quien estuvo ausente de la directiva del CMD de Cotuí.

Rafael Landrón Cassó ha ocupado numerosos cargos en el pueblo de Cotuí.  Fue director del hospital Inmaculada Concepción, director provincial de salud, presidente del ayuntamiento, presidente de la AMD, del Club  de Leones.

Además ejerció su profesión tanto en el hospital del seguro social como el de Inmaculada Concepción., lo cual le llevó a tener numerosos pacientes que acudían donde él, pues su lema fue: “si yo estoy aquí usted se va con todos sus medicamentos”.

“Durante el ejercicio privado de su profesión mi padre destiló humanidad, pues donde se veían salir a sus pacientes que entraban a consultorio, con sus bolsas llenas de medicamentos para su tratamiento en el momento donde no había tantos interés metálico  y que el pago no era más que 20 o 25 centavos, y en muchas ocasiones, una mano de plátano o una gallina”, dijo Landrón hijo.

Dio gracias a los presentes por reconocer la labor de su padre y pidió a su vez la remodelación de la sede de la filial pues necesita varias mejoras debido al paso del tiempo siendo ésta una edificación con al menos 20 años de construida.