Martes, 18 de septiembre, 2018 | 10:12 pm

República Dominicana y Centroamérica pide reunificación de familias migrantes EEUU


43110398431_d5cd44b0c6_k


Santo Domingo.- Los gobiernos de Centroamérica y República Dominicana hicieron un llamado el sábado para lograr la reunificación de los más de 2.000 menores de edad migrantes que han sido separados de sus familias por las autoridades de Estados Unidos.

En una declaración especial suscrita en Santo Domingo, los presidentes y cancilleres del Sistema de la Integración Centraoamericana (SICA) demandaron que “se respete el principio de la unidad familiar y que sus miembros no sean sometidos a procesos separados”.

La declaración sobre los niños migrantes forma parte de los documentos suscritos al término de la reunión ordinaria del presidente y jefes de gobierno del SICA que se celebró en la capital dominicana.

Vinicio Cerezo, secretario general del SICA y expresidente de Guatemala, había insistido al comienzo de la cita en la necesidad de que los ocho países del grupo se unieran en una sola voz en demanda del respeto a los derechos humanos de los migrantes.

En su declaración, los mandatarios apelaron a la aplicación de los principios humanitarios e instrumentos internacionales para la protección de menores de edad.

Destacaron la necesidad de que los familiares de los menores de edad que permanecen separados de sus padres por la implementación de la política migratoria estadounidense “cuenten con información precisa, clara y oportuna” sobre la situación de sus hijos.

La reunión se realizó sólo dos días después de que los presidentes Jimmy Morales, de Guatemala; Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador, y Juan Orlando Hernández, de Honduras, se entrevistaron el jueves con el vicepresidente estadounidense Mike Pence para hablar sobre los niños migrantes separados de sus familias.

Como parte de la política implementada por el presidente estadounidense Donald Trump de tolerancia cerco a la inmigración ilegal, más de 2.000 menores de edad, en su mayoría centroamericanos, permanecen separados de sus familias sin que sus parientes los puedan localizar.

Los gobiernos de República Dominicana y Centroamérica se comprometieron en su encuentro del sábado a evaluar las causas de la migración y a crear un plan para enfrentar ese tema.

En otra declaración especial, los gobiernos de la región hicieron un llamado urgente al diálogo y al cese inmediato de la violencia que vive Nicaragua.

El presidente nicaragüense Daniel Ortega no asistió a la cita regional, en la que estuvo representado por el ministro para asuntos del Caribe, Valdrack Jaenske.