Lunes, 18 de junio, 2018 | 12:26 pm

Químicos tóxicos de uso en salones de belleza atentan contra la salud

Contaminación. El uso de productos, incluso prohibidos, también generan daños a quienes los aplican frecuentemente. Alerta. El olor a formol y vinagre es un indicio de peligro.

El establecimiento debe ofrecer a sus empleados pausas que les permitan respirar aire limpio.
El establecimiento debe ofrecer a sus empleados pausas que les permitan respirar aire limpio.


SANTO DOMINGO.-¡Todo por la belleza! Para cualquier estilista resulta gratificante dar “un look diferente” a quienes buscan verse mejor o más jóvenes con un tinte de pelo, desrizado, alisado, pedicura y manicura.

Sin embargo, la aplicación frecuente de sustancias químicas contaminantes, y trabajos que resultan ambientalmente dañinos a la salud, pueden alterar el sistema hormonal, degenerar en cáncer y hasta la muerte.

“Uno de los ambientes laborales más peligrosos son los salones de belleza, por la gran cantidad de productos bio activos, muchos de los cuales son tóxicos o tienen efectos metabólicos perjudiciales”, explicó el ambientalista Luis Carvajal, miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana.

La situación que se agrava porque en el país cantidad de productos prohibidos internacionalmente se usan libremente y la gente no tiene conocimiento de los riesgos, además de que muchos locales no están acondicionados para evitar los riesgos.

En un sondeo, la Comisión Ambiental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, dirigida por la Escuela de Farmacias, visitó casi cien salones de belleza en la capital, el Cibao Central y dos en el este, donde se encontraron al menos 37 productos tóxicos que internacionalmente están prohibidos en salones de clase media, a los cuales se ha obligado a dar las explicaciones al cliente cuando se expone a ellos.

No hay señal de alerta

“En ninguno de ellos encontramos una línea que alertara sobre la peligrosidad de los productos”, reveló el ambientalista, preocupado además porque los supermercados comercializan productos con hasta cinco ingredientes de los prohibidos.

Entre los más comunes citó los parabenos, metil paraben, sulfato de sodio, lauril sulfato de sodio, triclosán y polietilenglicol, y otros químicos contenidos incluso en productos de alto costo, con el agravante de que en ocasiones son falsificados.

“Si tomamos los derivados del parabeno, además de alterar el sistema hormonal, potencializan otros agentes que son cancerígenos y algunos que lo son de manera directa, como también otros que afectan la piel o el cuero cabelludo”, detalló el experto.

Mayor cuidado

De acuerdo con Carvajal, para la aplicación de estos productos se necesita tener una campana de extracción de aire, pues no es recomendable trabajar de manera continua con tintes, solventes o productos que liberan sustancias tóxicas y las respiran de manera continua.

Se debe orientar a los clientes sobre lo que les van aplicar, educar a través de campañas publicitarias de cómo se debe enseñar a entender y leer las etiquetas.

Mejores condiciones

—1—Alerta
El fuerte olor a formol o vinagre en áreas de poca o ninguna ventilación es de cuidado.
—2— El mayor riesgo
Lo tiene quien ofrece el servicio, por la frecuencia de la aplicación.
—3— Recomendación
Se requiere uso de mascarillas y guantes para reducir exposición.