¿Quién por la sociedad?

Dilenia Cruz

Por: Dilenia Cruz

[email protected]

10 enero, 2017 12:02 am



Continuamente escuchamos voces que reclaman saneamiento de nuestra sociedad, donde la corrupción y la impunidad son claves en el notable descalabro que cada día gana terreno desde las paredes internas de nuestros hogares.

Sin embargo, qué tanto está cada uno dispuesto a hacer en términos lísitos y morales para esa reconquista.
La pugna entre lo que debe ser y lo que realmente es, es cada día más evidente.

No por ello podemos combatir lo que criticamos con armas de guerra, matando a los más débiles y saqueando los bolsillos de los que trabajan.

Tampoco podemos quedarnos inmóviles hablando de que tenemos leyes que ni los encargados de hacerlas cumplir, las cumplen.

Si desfragmentamos la sociedad dominicana y empezamos a hacer un diagnóstico de nuestras problemáticas, necesariamente tendremos que empezar por la célula más pequeña: la familia.

Psicólogos, siquiatras, sociólogos han hablado de familias disfuncionales, abuso de drogas, deficiente o ninguna educación académica y un sin fin de posibles males que si bien afectan una parte de nuestra sociedad no es el verdadero caldo de cultivo para los males mayores.

La corrupción, la impunidad y el crimen organizado que imperan en la República Dominicana nada tiene que ver con escuelas públicas y temas afines.

En múltiples ocasiones desde los programas en que laboro invitamos a nuestros entrevistados, directores de organizaciones comunitarias, cívicas, religiosas a formar un frente común y multidisciplinario para trabajar unidos.

Ante las cámaras todos supieron decir que sí, pero ante la llamada telefónica para poner fecha y lugar ninguno de esos supuestos lideres tiene el tiempo. Entonces, ¿de qué hablamos?

Publicidad

Publicidad