Miércoles, 21 de noviembre, 2018 | 12:39 am

¿Quién gana si esto pasa a otro nivel?



Como un despropósito, es la única forma que puedo catalogar la situación que atraviesa Juan (Guanchy) Comprés en Moca.

Utilizar la policía nacional, en calidad de delincuentes a sueldo, para presentar como narco a un ciudadano que goza del respeto de su comunidad, y más aún propinarle golpes, es un disparo que podría salir por la culata.

Todo el que adversa la presente administración de gobierno, está consciente de los riesgos que manifestar abiertamente eso conlleva, y por consiguiente los asume, pero hay formas y hay formas.

Existe un video que muestra acciones dudosas de parte de los miembros de la Policía Nacional en este caso, y más allá de que se quiera demeritar esas imágenes, la duda beneficia al reo.

Para muchos, todo indica que estamos frente a una acusación fabricada con el solo interés de vulnerar el derecho a disentir de un ciudadano.

La pregunta es: ¿Es necesario llegar a esos extremos?

¿La imagen del gobierno ha caído tan bajo que ya es imposible defenderla con argumentos y es necesario recurrir a la represión?

¿No?

¿Pues por qué cebarse contra un ciudadano e intentar encarcelarlo?

El PLD siempre ha tenido sus tropas de choque, pero fundamentalmente en esta era de la comunicación estos están enquistados en los medios de comunicación, o  en frías oficinas de palacio nacional.

A ellos, encargados de cuidar la imagen presidencial, espero les lleguen estas líneas.

Hacerse de la vista gorda frente a este atropello no beneficia a nadie, muy por el contrario, afecta a gobernantes y gobernados.

Muestra, por un lado, desesperación y cobardía de parte de las autoridades de gobierno que se valen de un ardid para callar un opositor. Por otro lado, atizan una confrontación en otro escenario que no es el que se ha utilizado hasta el momento.

Me recuerda a Leopoldo López en Venezuela, y como todo se ha complicado.

Precisamente sobre este punto, el movimiento verde debe actuar con cabeza fría y seguir los mecanismo legales, pues nada mejor que encontrar una excusa para desacreditar los justos reclamos de sanción a los corruptos.

La orden para desmontar esta canallada contra Juan (Guanchy) Compres, debe emanar cuanto antes, de lo contrario se entenderá que Danilo Medina está develando un escenario que se entendía superado hace ya muchos años.

Y pregunto: ¿Quién gana si esto pasa a otro nivel?

ELÍAS BRACHE

Publicidad