Profesores y la teoría de la complejidad

luis-62


Dos amigos que se ufanan de estar al día en el pensamiento moderno se hacían la consulta sobre la teoría de la complejidad, que el primero se la atribuía a Edgar Nahud, mientras que el segundo le decía que lo que había leído sobre eso correspondía a Edgar Morín, un sociólogo francés.

El primero, que suele ser más despistado que el segundo, se resignó a manifestar que había coincidencia en el planteamiento y la nacionalidad.

Resulta que, para ir acorde con la teoría de la complejidad, ambos hablaban del mismo autor solo que este en el devenir de la vida cambió de apellido.

Su teoría consiste en que un fenómeno se entrelaza con muchos otros, a veces hasta desconocidos por quien impulsa el efecto originario.

Las mafias entendieron eso temprano y así lo recogió Mario Puzo en su novela “El Padrino”, cuando su personaje Michael Corleone se quejaba de que mientras más alto llegaba, más compleja y extendida era la corrupción.

La pureza que uno le presume al sector educación no pasa de ser una pantalla.

Tan poderosos son los intereses que han logrado un bloque tripartido en el que personeros del PLD, PRD y PRM se dividen el control de una estructura que maneja cada mes 1,300 millones de pesos a través de un instrumento llamado Cooperativa Nacional de Maestros.

El Ministro que intenta poner reglas en ese monumental negocio, de inmediato es atacado desde el brazo armado de esos personeros, que es la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), con la ventaja para ellos de que sus víctimas finales (maestros y empleados) aplauden a los leones cuando estos se abalanzan sobre ellos.

Publicidad
Publicidad