Jueves, 20 de septiembre, 2018 | 3:20 pm

Políticas migratorias



El tema tiene una presencia global. Es materia de discusión en países de Europa y Latinoamérica.
La República Dominicana no tiene excusa para estar ausente de los escenarios donde se discute el tema, al menos en los de nuestro entorno regional.

Hay delegaciones nacionales que participan en un foro de migrantes en Ecuador; y de igual forma el tema nos convoca en La Habana, Cuba. En esta isla se desarrollan conversaciones para pasar revista a inquietudes comunes que tienen que ver con migración, la trata de personas y el tráfico ilegal en la región.

El tema es propicio, además, para tratarlo en un foro regional donde participen las autoridades de Estados Unidos, Europa, Venezuela, Haití, Cuba y otras naciones de la región, afectadas por situaciones comunes.

Las aguas de los mares nos separan de varias naciones cuyos ciudadanos nos escogen como destino. Pero Haití es nuestro vecino fronterizo, del que solo nos separan valles, ríos y montañas.

El tema, en ese orden, debe ser tratado con mayor entendimiento y amplitud. Sobre todo porque no podemos cerrar los ojos a un hecho: el número de migrantes de Cuba, Venezuela o Europa hacia el país es inmensamente menor.

La República Dominicana, en ese orden, debe tener, en todos los escenarios que participe, una posición más firme y vertical.