Domingo, 19 de agosto, 2018 | 11:54 am

Pelota dominicana muy “viva”; incluye los 117 millones del palco



Con todo y lo buena que han comenzado las Grandes Ligas, contrario a lo que sucedía en el pasado mediano, la pelota dominicana se ha mantenido “viva” en su temporada “muerta”.

Raymond Abréu, el nuevo gerente de los Toros, ha llevado la voz cantante con los cambios y despidos de jugadores.

Llevó a Rubén Sosa por César Puello en transacción con José Gómez, el nuevo jefe de operaciones del Escogido. Los taurinos atrajeron al ‘utility’ Jordany Valdespín y al lanzador Félix Peña a cambio de José Rafael Díaz (Jumbo) y Román Méndez, de las Estrellas. Manny Acta, vicepresidente de operaciones de Águilas Cibaeñas, consiguió al receptor Deivi Grullón a cambio de Domingo Leyba (Estrellas).

René Francisco y Juan Mercado (Gigantes) cedieron a los Toros a Miguel Andújar, arriba con los Yanquis, y el lanzador Jairo Labourt a cambio del inicialista Ronald Guzmán, quien se estrenó el sábado como jonronero con los Vigilantes. Luis Urueta, gerente azul, entregó a Pedro Beato y recibió a Daniel Corcino, dos píchers parecidos.

Los cambios son multifactoriales: rendimiento, salario, comportamiento, disciplina, actitud, disponibilidad, etc., y muchas veces para conseguir algo bueno hay que desprenderse de algo muy bueno.

Los resultados los certifica el tiempo, aunque la evaluación previa entre fanáticos y analistas es válida, pero sin ofensas personales a los hombres que manejan las operaciones.

Ah, sobre el tema del Séptimo Cielo del Estadio Quisqueya Juan Marichal y los famosos 117 millones pretendo referirme en una próxima entrega, con “pelos y señales”.

Publicidad