Sábado, 15 de diciembre, 2018 | 11:58 pm

Palestinos condenan a EEUU por cancelar apoyo a refugiados

casa-blanca-washington


RAMALA, Cisjordania.- Los palestinos condenaron el sábado la decisión del gobierno estadounidense de cancelar la ayuda financiera a la agencia de la ONU que ayuda a los refugiados palestinos y a sus descendientes.

Es “un ataque a los derechos del pueblo palestino”, dijo Nabil Abu Rudeneh, portavoz del presidente palestino Mahmud Abás. Añadió que la medida “no sirve a la paz, sino que refuerza el terrorismo en la región”.

Agregó que es apenas el acto hostil más reciente del gobierno del presidente Donald Trump contra el pueblo palestino, después de que reconociera a Jerusalén como capital de Israel y trasladara la embajada norteamericana a esa ciudad.

Nabil Abu Rudeneh dijo que los líderes palestinos estaban analizando apelar al Consejo de Seguridad de la ONU para confrontar la postura estadounidense.

Estados Unidos ha suministrado casi el 30% del presupuesto total de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) y ha estado exigiendo que se lleven a cabo reformas significativas a lo que llamó una “operación irremediablemente defectuosa”. La decisión recorta casi 300 millones de dólares de apoyo previsto.

La UNRWA se estableció después de la Guerra de Independencia de Israel en 1948 para ayudar especialmente a unos 700.000 palestinos que huyeron o se vieron obligados a abandonar sus hogares.

Con el paso del tiempo, el número aumentó a unos 5 millones de refugiados y sus descendientes, en su mayoría dispersos por toda la región, que tenían un organismo de ayuda dedicado exclusivamente a ellos, mientras que el resto de los refugiados del mundo dependía del organismo general para los refugiados, la ACNUR.

Los dirigentes palestinos defienden que esos refugiados tienen el derecho a regresar a las tierras que ahora están bajo control israelí. Israel alega que la UNRWA ha estado politizada, era ineficaz y que se limitaba a perpetuar la crisis de los refugiados.