Padre Soto: ‘Los jóvenes son mejores de lo que ellos creen’

Sin embargo, recomienda darles una base fuerte para que puedan enfrentar el futuro

19/12/2016 ELDIA_LUNES_191216_ Nacionales19


Santo Domingo.-Tras 53 años de sacerdocio y de una labor desarrollada en favor de la juventud dominicana, el padre salesiano Julio Soto Hernández prefiere los jóvenes de hoy a los de hace cuatro décadas.

Afirma que la juventud de la post revolución era más idealista, dividida en clases y algunos de ellos resentidos al ser manipulados por ciertos grupos extremistas.

“Aparentemente ellos (los jóvenes de hoy) son más juguetones que antes, pero yo prefiero una situación como la de ahora que la de hace 40 años, porque aquellos estaban totalmente desorientados.

Era una sociedad divida en castas, hoy en día eso no lo veo, hay más igualdad”, dice convencido el padre Soto.

Considera, sin embargo, que a los muchachos de hoy les hace falta mucho afecto y guía desde el centro familiar.
Culpa de esa carencia a la sociedad consumista, donde los valores primarios se convierten en secundarios, ya que “primero viene el aparatico (teléfono) y después el libro de texto”.

Los maestros

El religioso aboga porque los maestros sean mejor formados desde el punto de vista humano y de la capacitación, para que puedan “vivir las penas y las alegrías de los muchachos, porque estar con ellos no solo es darles clases”.

“Una entrega como era antes, eso tengo que decirlo, antes los jóvenes tenían unos maestros y maestras que estaban preparados desde el punto de vista humano, vivían las penas y las alegrías de sus alumnos”, dijo el sacerdote.

Considera que tanto los maestros como el resto de la sociedad debe evitar partir de la creencia de que el muchacho es malo, si no desde el punto de vista de que es un hijo de Dios que merece todo el respeto.

Sueño de Bosco

El padre Soto consideró que los maestros deben poner en práctica el sueño de San Juan Bosco para aprender a tratar a sus alumnos.

“Tuve por entonces un sueño que me quedó profundamente grabado en la mente para toda la vida. En el sueño me pareció estar junto a mi casa, en un paraje bastante espacioso, donde había reunida una multitud de chiquillos en pleno juego. Unos reían, otros jugaban, muchos blasfemaban.

Al oír aquellas blasfemias me metí en medio de ellos para hacerlos callar a puñetazos e insultos. En aquel momento apareció un hombre muy respetable, de varonil aspecto, notablemente vestido.

Un blanco manto le cubría de arriba abajo; pero su rostro era luminoso, tanto que no se podía fijar en él la mirada.

Me llamó por mi nombre y me mandó ponerme al frente de aquellos muchachos, añadiendo estas palabras: – No con golpes, sino con la mansedumbre y la caridad deberás ganarte a estos tus amigos.

Ponte, pues, ahora mismo a enseñarles la fealdad del pecado y la hermosura de la virtud”, dice la primera parte del sueño que tuvo San Juan Bosco, con apenas nueve años.

Soto señaló que ese sueño, convertido en carta, puede hacer la diferencia para la enseñanza de los jóvenes en estos tiempos.

Instituto Técnico Salesiano

El padre Julito narra que como director del Instituto Técnico Salesiano todavía recibe llamadas de exalumnos que le agradecen algún favor del cual ya se ha olvidado.

Lamentó que por la poca ayuda estatal hubo un tiempo en que se perdió el origen de la institución y los jóvenes pobres no podían entrar

. “Entonces dijimos que eso no podía continuar así, porque como salesianos nos debemos enfocar en los jóvenes pobres e hicimos un convenio con el Estado, de tal manera que la nómina de los maestros la paga el Gobierno”, dijo.

Señaló que en la actualidad cerca de 19 mil jóvenes reciben enseñanza en los centros educativos del Instituto Técnico Salesiano (Itesa) de todo el país, guiados por el estilo pastoral de Don Bosco cuyo sistema educativo ha dado unas características propias de la congregación salesiana.

El administrador

El padre Julio Soto fue nombrado en 1998 como administrador general de los Salesianos, que operó en Don Bosco y hoy en la 30 de Marzo junto a Pro Familia.

“Esa designación la encontré incómoda, porque creían que teníamos dinero y andaba siempre sin cuartos y tenía que pagar los estudios de los jóvenes en tecnología”, dijo Soto.

Explicó que desde el año 1986 asumió la dirección del Itesa, guiado a través de la dinámica pastoral de Don Bosco.
“Ahí pasé muchos sustos, el mayor fue con la quiebra del Baninter Banco (Intercontinental), en que nos atraparon los fondos y estuvimos en apuros”, reveló.

Colegio Don Bosco

Con 29 años, el padre Soto fue designado director del colegio Don Bosco (1966). Desde esa época a la fecha ha empleado sus esfuerzos en la tarea de elevar la calidad humana y espiritual de los niños, niñas y adolescentes del país.

“Las tropas de Estados Unidos invadieron Don Bosco, fue muy difícil, pero le servimos a la juventud más pobre y necesitada”, dijo.

Publicidad
Publicidad